San Ti

18 Legendary weapons of china - 1982 por Jerónimo Milo
Jerónimo Milo

por

18 Legendary weapons of china

1982

Lau Kar Leung, Lau Kar Wing, Gordon Liu, Alexander Fu Sheng, Kara Hui y Hsia Hao




Corren los años de la Rebelión de los Boxers y las fuerzas extranjeras están tomando control sobre toda China. Los integrantes de una patriótica banda conformada por tres sectas diferentes pelean entre sí para ver quién obtiene la aprobación de la emperatriz Dowager. Ella busca desesperada una solución alternativa para enfrentar las armas de fuego de los invasores internacionales y brindará apoyo a la secta que encuentre la manera de enfrentar a los extranjeros. La banda completa está compuesta por los guerreros mágicos, que usan las artes del escape, el camuflaje y son capaces de dar su vida por el clan. Los boxeadores espirituales están obsesio-nados con fortalecer el cuerpo para ser inmunes a las balas de fuego y los integrantes del clan Maoshan manejan la magia negra y el control de las personas mediante muñecos vudú chinos.
Inesperadamente uno de los principales maestros del clan disuelve su tropa y se escapa a las zonas rurales. Tomado como una traición a la causa, cada secta envía a sus mejores agentes para
encontrar al traidor y ajusticiarlo. Estos se cruzarán en su búsqueda y descubrirán que quizás la persona que están buscando no es el verdadero enemigo de la banda.
La película se va dividiendo en bloques y en cada uno intervienen personajes de lo más pintorescos: un embaucador, un monje muy peligroso, un maestro de las artes ocultas y un controlador de mentes vudú.
Legenday Wepons muestra la Rebelión de los Boxers desde una visión interna de la resistencia del pueblo chino. Así podemos presenciar las luchas intestinas de estos grupos y sus singulares excesos para lograr derrotar a un enemigo imposible de vencer. Es una película de boxers, pero en ningún momento se ve a un solo occidental, a diferencia de 55 días en Pekín o Erase una vez en China 2, donde el motivo principal es el choque entre orientales y occidentales.
Esta película tiene todo: intrigas, peleas clásicas, peleas humorísticas, terror,
supersticiones y reseñas históricas. Lamentablemente hay dos elementos que no la convierten en una gema del cine marcial de todos los tiempos: la apresurada presentación de los hechos y el abruptísimo “The end” que interrumpe la climática escena final de lucha.



Como siempre, en el cine de Lau Kar Leung hay un claro mensaje moral. En este caso expresa la preocupación del director sobre el fanatismo de los integrantes de las escuelas marciales y cómo pueden terminar sumergidos ciegamente en la senda de la violencia y la muerte con tal de obedecer a sus maestros.