San Ti

Chap Choy en Ching Wu Ma - Caminatas de Choy Li Fat por Jerónimo Milo
Jerónimo Milo

por

Chap Choy en Ching Wu Ma

Caminatas de Choy Li Fat

Chap Choy en Ching Wu Ma - Del libro "Choy Li Fat"

Hemos estudiado las acciones veloces y precisas del puño de leopardo y sus versátiles usos en una situación combativa. Combinando dos de estos golpes podemos generar un ataque mucho más arrollador, que dejará a nuestro enemigo fuera de combate.

Forma: Avanzamos en diagonal con el pie izquierdo adelantado mientras pegamos al frente con nuestra mano derecha en forma de puño de leopardo.



La mano izquierda se encuentra cerrada a la altura de la cintura. La pelvis apunta hacia la diagonal izquierda y los hombros están alineados en la misma dirección que estamos golpeando. Desde esa posición avanzamos el pie derecho al mismo tiempo que pegamos al frente con la mano izquierda en forma de puño de leopardo.



La mano derecha se encuentra firmemente cerrada a la altura de la cintura. El torso debe estar erguido y la mirada en la dirección a la que apunta nuestro golpe. Podemos entrenar afirmando el pie y luego pegando al frente junto con la rotación de nuestra pelvis, para desarrollar una buena postura; o podemos impactar con el golpe y el avance del pie simultáneamente, para entrenar la velocidad y coordinación de la caminata.

Aplicación: Nos encontramos en guardias cruzadas con respecto al oponente. Ante el ataque de la mano derecha adelantada de este, bloqueamos hacia adentro con nuestra mano izquierda adelantada y al mismo tiempo desplazamos el pie izquierdo hacia adelante y al costado. Así posicionamos nuestro cuerpo en diagonal y dirigimos el ataque por debajo del brazo del rival, para impactar sobre su garganta.



De esa posición avanzamos con nuestro pie derecho hacia el oponente para impactar con nuestra mano izquierda en forma de Chap Choy en su rostro.



Puntos importantes: Mover rápidamente los pies para quedar en la diagonal del oponente y tener una ventaja táctica sobre él. En el segundo golpe, avanzar sobre la diagonal del rival, que es el punto más inestable de su postura. Acentuar los golpes con la rotación de la pelvis. Flexionar ligeramente el torso hacia adelante para darle peso al ataque. Los hombros deben acompañar la rotación de la pelvis y trazar con ella una línea vertical. Mantener el bloqueo en contacto permanente con el brazo del oponente para tener control sobre la línea central. La mirada debe estar en la misma dirección del golpe y la cabeza debe mantenerse derecha. La acción de bloqueo e impacto sobre el rival debe ser simultánea. Coordinar el avance de los pies con cada golpe.