San Ti

Drunken Master 2 - Legend of the drunken master por Jerónimo Milo
Jerónimo Milo

por

Drunken Master 2

Legend of the drunken master

Jackie Chan (Wong Fei Hung), Ken Lo (malo pateador), Anita Mui (madre de Fei Hung), Ti Lung (Wong Ki Ying), Lau Kar Leung (oficial manchú), Andy Lau (agente encubierto) y Felix Wong Yat Wah (Tam Sam).

Es considerada por muchos como la mejor película de Artes Marciales. Parte de este éxito se debe a la unión de Lau Kar Leung con Jackie Chan y al primerísimo reparto de estrellas, como el veterano de la Shaw Brothers Ti Lung y las estrellas Anita Mui y Andy Lau.
Filmada en una década donde se exaltaba el uso de los cables y de coreografías que desafiaban la gravedad, esta producción optó por un mínimo uso de cables, aplicados sólo en función de las coreografías.

El filme narra los enredos de Wong Fei Hung, quien ya había sido retratado en Drunken Master y más seriamente en Once upon a time in China.

En un viaje en tren a través de China Wong mezcla por error dos paquetes y queda envuelto en una red de tráfico de objetos preciosos chinos. Un misterioso manchú busca poner a salvo un objeto invaluable para el pueblo chino y una banda de desalmados que trabaja para el poderío extranjero hace lo imposible para salirse con la suya.

Las cosas se complican cuando por culpa de Wong acusan a su padre de
robarse los fondos destinados a combatir las inundaciones y las hambrunas.

Sin ningún tipo de apoyo, Wong y Tam Sam deben tratar de luchar contra los pérfidos planes extranjeros de apoderarse de los tesoros culturales chinos.
Nuevamente uno de los motivos principales del cine de Lau Kar Leung es el choque generacional entre Wong y su estricto padre. También profundiza en el flagelo de las adicciones, mostrando como el alcohol arruina la vida de Wong y el juego con apuestas lleva a acciones perjudiciales a su madre.

Las coreografías son dignas de Jackie Chan y de su papel de borracho. La
escena en la fundición de hierro excede lo extremo, al realizar acciones con
fuego y materiales industriales. Sólo los pocos minutos del combate final entre Jackie Chan y el pateador Ken Lo la convierten en un clásico del cine marcial.