San Ti

Gymkata - 1985 por Jerónimo Milo
Jerónimo Milo

por

Gymkata

1985



Síntesis: Jonathan Cabot viaja a una especie de torneo de supervivencia en Parmistán, su padre ha sido asesinado anteriormente en ese torneo. Cabot no sólo buscará ganar, sino encontrar la verdad sobre el destino de su padre. Durante el transcurso de la competencia descubrirá que hay intereses políticos para desestabilizar el imperio reinante y se verá mezclado en una verdadera competencia de vida o muerte.

El sobrio pero pretencioso título lo dice todo: Gymkata, la unión perfecta entre la gimnasia occidental y las peligrosas Artes Marciales orientales (?).

Basada en la novela The terrible game, de Dan Tyler Moore, la acción se sitúa en Parmistán, un lugar inventado, supuestamente cerca de la India pero que puede parecerse más a un país de Europa del este (Bulgaria o Macedonia) que a uno asiático. El país parece del medioevo y la característica más llamativa es que todos sus habitantes son sencillamente horribles tanto en apariencia como en actitud. La vida social de Parmistán parece ser rodear durante todo el día el palacio del Kahn para escuchar las cosas sin sentido que tiene para vociferar a una población con rostros perturbados y distorsionados. La música que acompaña la acción claramente imita cadencias bartokianas, lo que le da un cierto encanto y un matiz semioriental.
Cabot es un gimnasta que es preparado raudamente en Artes Marciales para viajar a Parmistán en misión de ganar una especie de competencia, averiguar qué pasó con su padre en el anterior certamen y tratar de hacer unos avances en materia política y de inteligencia nacional.
El torneo en sí es una locura, salir vivo es prácticamente imposible y Cabot es acosado por Zamir (Norton), que es el allegado principal del Kahn de Parmistán, quien busca adueñarse de todo el reino.
Este filme es osado, intenta mezclar las acrobacias de gimnasia deportiva con las Artes Marciales. Hay patadas, golpes y peleas con armas mixturadas con movimientos acrobáticos y una técnica voladora para finalizar villanos adelantada a su época.
Kurt Thomas es un verdadero atleta olímpico en su vida real. Richard Norton interpreta al malo de turno, con su cabellera rubia y su maldad sin escrúpulos se da el lujo de presumir sus habilidades marciales con el manejo del sai.
El verdadero logro de la película es el segmento dedicado a la “ciudad manicomio”, donde Cabot debe sobrevivir. El combate arriba de un caballete en el medio de una turba enfurecida de lunáticos y los elementos sangrientos de esta escena, hacen que el filme roce por momentos el género del horror-lunático-sangriento-marcial, que puede llegar a perturbar a más de un incauto. Por suerte al ver este filme 23 años después uno descubre que no es tan inquietante y exitante como lo sintió en esa década.