San Ti

La alineación con el centro - En el Choy Li Fat por Jerónimo Milo
Jerónimo Milo

por

La alineación con el centro

En el Choy Li Fat

La alineación con el centro.

Del libro "Choy Li Fat"


Como el agua que corre más fuerte por una manguera que no presenta ningún doblés, la fuerza se transmite mejor a través de una línea recta. La capacidad de dirigir la fuerza por una línea lo más recta posible no sólo nos servirá para generar un golpe destructivo con poco esfuerzo, sino que también nos proporcionará una protección eficaz ante los ataques del rival.

Cuando armamos una guardia tradicional nuestros brazos respecto del torso forman un triángulo.



Este hace que toda nuestra fuerza converja a un punto, que es el de ataque o el de la realizacion de la técnica. Este punto estará alineado con el centro de nuestro cuerpo. Trataremos de desarrollar esta alineación debido a que todo lo que converge hacia nuestro centro puede generar o resistir más fuerza. Ejemplos de esto son: levantar una bolsa pesada, levantamiento de pesas, tironear de una soga, treparse por una soga, tensar un arco para disparar o empujar un coche.



Con respecto a la protección, nuestras manos (o codo u hombro) mantienen ocupado el centro, disminuyendo así las posibilidades de que el rival se haga dueño de este y de esa manera anule nuestra capacidad de generar una acción tanto de defensa como de ataque. Por el contrario la supremacía de nuestra parte sobre el centro del rival hará que este no pueda elaborar una defensa eficaz, ya que su punto máximo de protección y fuerza será disminuido por nuestra acción.
En las formas tradicionales a veces perdemos este triángulo, con el fin de que la mano que retrocede potencie la acción de la mano adelantada como si fuera un molinete.



A veces esta mano que retrocede tiene la función de tironear alguna extremidad del rival, otras veces simplemente se usa para compensar la fuerza del brazo que ataca y no perder el equilibrio hacia adelante, o bien para trabajar con ambos brazos y así desarrollar la ambidiestralidad en una técnica.
En la aplicación siempre adaptaremos las posturas que realizamos en las formas, para recuperar el triángulo que mantendrá protegido nuestra línea central y nos permitirá realizar golpes más estructurados en relación a nuestro cuerpo.
La línea central se puede imponer bien de frente al rival, o también acercándonos por los lados del mismo. En esta situación, el enemigo tendrá más dificultad de plantear una defensa eficaz ya que en ese ángulo será más débil.



Una de las estrategias del estilo es acercarse rápidamente por este tipo de ángulos.