San Ti

La palma - En el Choy Li Fat por Jerónimo Milo
Jerónimo Milo

por

La palma

En el Choy Li Fat

La palma - Del libro "Choy Li Fat"

Es una de las técnicas rectas de ataque más estables y poderosas del estilo. Una de las ventajas de este golpe es que tiene menos amortiguación que un puño por que no se ve involucrada la articulación de los metacarpos ni los dedos de la mano. Su uso es efectivo y permite además un trabajo exhaustivo de potencia gracias a la fortaleza de su estructura. En la Palma de Buda –última forma del estilo– se le da importancia a tal punto que la gran mayoría de las técnicas se realizan a mano abierta, conformando así una forma refinada que sólo unos pocos dominan con maestría.

Forma:
Usamos el canto del lado interno de nuestra palma, lo más cerca posible de la unión de la palma con el antebrazo para alinear la zona de impacto con el brazo. Cuanto más cerca de los dedos, más inestable se volverá el punto de impacto porque estará menos alineado con el resto del brazo. Los dedos deben extenderse al máximo, poniendo en funcionamiento nuestra musculatura extensora del antebrazo, que agregará poder al golpe. En las fotos se muestran sus dos etapas: preparación de la palma e impacto.






Energía:
Es devastadora, como si el enemigo se encontrara en total soledad frente a una gigantesca ola. Cuando la palma hace contacto con el cuerpo del oponente, éste cae al suelo totalmente desarmado.

Intención:
Es intimidante, no hay bloqueo ni acción posible que la puedan frenar. Pegar con la palma nos hace sentir que estamos golpeando con un brazo de hierro. Su estructura es tan segura que no hay barrera que pueda contener nuestro embate.


Zonas a impactar en el rival

Es efectiva tanto en zonas blandas como en zonas duras. Un golpe de palma al rostro



puede ocasionar severos daños. Un impacto en la zona del plexo puede provocar dificultades respiratorias,



puede romper la clavícula, dejando el brazo del oponente fuera de combate. Gracias a la resistencia que tiene esta zona de la palma a los impactos reiterados, puede servir como técnica de asedio, machacando las defensas del enemigo hasta agotarlo por completo.


Potenciando el golpe

Con la ayuda de un compañero que sostenga un guante de foco, entrenaremos la potencia de la palma. Este ejercicio servirá para aprender a dirigir la fuerza a través de los pies, la cintura, el torso y los brazos. Conociendo el camino por donde se conduce la energía lograremos una efectiva unificación entre los pies y las manos. En laa foto



trabajamos la palma adelantada y atrasada, haciendo hincapie en convertir la fuerza circular de la rotación de nuestra pelvis –que se expresa en nuestro torso– en una energía rectilínea que se termine proyectando en el ataque de la palma.
En estos trabajos de potencia sobre el guante de foco pondremos atención en realizar correctamente los siguientes movimientos:
1) El avance de los pies.
2) La rotación de la pelvis y el avance del hombro del lado con el que estamos pegando.
3) El retroceso del hombro del brazo que no está pegando.
4) La contracción de toda nuestra musculatura extensora (dorso de la mano, antebrazo, tríceps, espalda) que provoca la expansión del movimiento.
5) El estiramiento de nuestra musculatura flexora (palma, bíceps y pectorales).


Aplicación

Técnica 1: Palma con mano adelantada en Sei Ping Tai Ma

Nos encontramos en guardias cruzadas con respecto al oponente. Ante el ataque de la mano derecha del rival, bloqueamos hacia afuera con la mano izquierda atrasada al mismo tiempo que avanzamos con nuestra mano derecha adelantada, impactando nuestra palma en el rostro del oponente.



Lo sorprendemos aplicando simultáneamente el bloqueo y el golpe, provocando así un efecto devastador en su estructura.

Puntos importantes: Mover rápidamente el pie adelantado en coordinación con la mano que impacta. El avance del pie y el impacto deben ser simultáneos para que el golpe tenga soporte en la estructura corporal. Acentuar el golpe con la rotación de la pelvis hacia la izquierda. Mantener el hombro derecho alineado con la pelvis para reforzar el avance. El torso debe estar en posición perpendicular al piso para que la rotación de la pelvis se genere sobre el eje corporal.



Ocupar la línea central con el bloqueo y el ataque. Mantener los hombros relajados desde el principio hasta el final de la acción.

Técnica 2: Palma con mano atrasada en Ching Wu Ma

Nos encontramos en guardias iguales con respecto al oponente. Ante el ataque de la mano izquierda adelantada del rival, bloqueamos hacia afuera con nuestra mano izquierda adelantada. Simultáneamente atacamos con nuestra mano derecha atrasada al rostro del oponente,



de esta manera avanzaremos sin piedad sobre el lado débil del oponente, que es el costado izquierdo que hemos despejado con nuestro bloqueo.

Puntos importantes: Afirmar las plantas de los pies en el suelo en el momento del golpe de nuestra palma. Acentuar la extensión de la pierna atrasada, que es la que genera la fuerza desde los pies hacia la pelvis, y de ahí a la zona superior de nuestro cuerpo. Avanzar el hombro de la palma que pega para acentuar el impacto. Expandir el pecho para agregarle más explosión a la palma. Retroceder el hombro de la mano que bloquea para generar vacío ante el ataque del oponente.



Ocupar la línea central con el bloqueo y el ataque. Estar atentos ante el posible contragolpe del rival o ante la posibilidad de seguir con nuestros ataques. Por más violenta que se presente la situación, mantener la cabeza derecha y la mirada al frente durante todo el enfrentamiento.


Técnica 3: Palma con mano atrasada en Long Pu

Nos encontramos en guardias cruzadas con respecto al oponente.
Ante el ataque de una patada circular de la pierna adelantada del rival, bloqueamos hacia arriba con nuestro brazo izquierdo adelantado, para luego apresar la pierna que nos está atacando. Simultáneamente impactamos con nuestra palma atrasada al rostro del oponente o al pecho, según el blanco que nos ofrezca.



La pelvis rota hacia el lado de nuestra pierna adelantada, acentuando la acción. El avance debe ser casi en tiempo de anticipación para evitar el máximo punto de impacto de la patada –el empeine o la tibia– sobre nosotros. Todo nuestro cuerpo avanza sobre el rival –que se encuentra en un pie, preso de nuestro atrape– demoliendo con fereocidad su estructura.

Puntos importantes: Desplazar los dos pies hacia adelante mientras realizamos la técnica. Afirmar la planta de adelante en el momento del impacto y mantener el talón del pie de atrás levantado para poder rotar la pelvis con libertad. Generar el máximo vacío del lado que somos atacados para absorber la acción de la patada del rival. Mantener la vista al frente y procurar no perder el equilibrio cuando avanzamos.