San Ti

Las 6 armonias - armonias, liu, ho, 6, chi, kung por Jerónimo Milo
Jerónimo Milo

por

Las 6 armonias

armonias, liu, ho, 6, chi, kung


En el año 1750 un famoso maestro llamado Dai Long Bang del estilo Hsing I tuvo la idea de escribir diversos textos "clásicos" en donde se resumía de manera muy clara los principios del estilo, alguna maneras correctas de practicar y teorías del arte marcial entre otros.
Entre estos otros textos encontramos un pequeño estudio acerca de lo que se conoce como "Las 6 armonías". Un concepto muchas veces escuchado en el Kung Fu.
Veamos que escribió Dai Long Bang y luego intentemos entender su significado.



Armonías Externas

1) Las manos armonizan con los pies.
2) Las caderas armonizan con los hombros
3) Los codos armonizan con las rodillas

Armonías Internas

4) El corazón armonizan con la intención
5) La intención armonizan con el Chi.
6) El Chi armonizan con el movimiento


Cuando lo interno y lo externo se unen estas son las 6 direcciones. Cuando las 6 armonías son perfeccionadas estas son las 6 ferocidades.

Dai Long Bang, 1750



Cuantos años han pasado y que vigentes y útiles pueden ser sus palabras.
Veamos por que:
cuando hablamos de las 6 armonías decimos que las tres primeras son las Armonías externas, ya que se refieren a alinear las articulaciones entre si. Las mismas pueden verse desde el punto de vista de un observador. Estas requieren movimiento muscular y óseo y se pueden medir con un nivel o con un espejo.
El otro grupo de tres se consideran las 3 Armonías Internas, ya que se refieren a acciones que se desarrollan dentro del que las ejecuta y no están a la vista. Las mismas están referidas a las emociones, el pensamiento y la actividad biolelectrica dentro del cuerpo.


Las tres armonías externas definen la manera correcta de estar equilibrado y de generar mas poder. Algunas posturas como San Ti predisponen mucho mas a la correcta aplicación de este principio. Otras posturas que no alinean de la manera que se explica aquí (como posiciones con el torso en diagonal o volcado hacia abajo) generan poder de otras maneras que también son efectivas para el caso, pero que no se atienen al principio de mantener el eje perfectamente perpendicular al piso.


1) Las manos armonizan con los pies.


La mano teje una línea imaginaria hacia el pie. Se encuentra arriba de el y en la misma línea. Cuando golpeamos lo hacemos al unísono del pie. Golpear fuertemente el piso con el pie o teatralizar una energía vibrando nuestro brazo no nos servirá de nada, si la conexión mano-pie no esta establecida. Cuando deseemos estructurar nuestra guardia imaginaremos que el pie y la mano son UNO SOLO. Así será muy difícil de separar. Ya que nuestro contrincante tendrá que forcejear con una conexión real (Física) y mental.
La mano y el pie no se separan, cuando lo hacen, solo peligro y movimientos ineficaces nos aguardan.






2) Las caderas armonizan con los hombros


Cadera y Hombro. Hombro y Cadera.
Inseparables. Hemos visto caer a nuestro enemigo cuando logramos separar esta línea. Hemos visto a nuestros amigos contracturados cuando no respetaron durante un largo periodo de tiempo esta alineación frente a la computadora.
Pero también hemos visto que nuestro poder se agranda y nuestra zona superior se relaja cuando DESCANSA sobre nuestra cadera como si los lados del torso fueran fuertes pilares de sustencion.




3) Los codos armonizan con las rodillas.

El codo y la Rodilla. Los dos son similares. Los dos son la antesala a nuestros pies y manos.
Cuando uno pierde alineación con el otro, a veces las cosas no se suceden bien... quizás nos caigamos de bruces al piso, o quizás nuestro cuerpo llegue antes que el golpe y seremos nosotros los golpeados. Cuando se unen, son dos en uno y el cuerpo se siente unificado.



Las Tres armonías Internas definen todos los procesos emocionales, mentales y físicos sobre como se genera un movimiento.
Cuando estamos furiosos nuestro golpe no es el mismo. Cuando estamos tranquilos nuestro golpe tampoco es el mismo. Veamos como influye nuestro deseo y nuestra mente sobre una acción.


4) El corazón guía la intención.

El corazón es el "deseo", nuestra "voluntad", nuestra parte sanguínea. Es aquella fuerza emocional que nos hace hacer cosas increíbles o que en ocasiones sencillas nos da fuerzas para levantarnos y hacer cualquier acción por mas mínima que sea.
El corazón es la "chispa" que enciende el pensamiento y actúa de detonante a nuestra mente. Cuando tenemos hambre y nos dirigimos a la cocina se debe a nuestro deseo de saciar el hambre. Desear algo siempre es lo primero, de ahí se genera el pensamiento.


5) La intención guía el Chi.

Ese "deseo" esas "ganas" generan la dirección que va a marcar la mente.
La mente es encargada de dirigir todas las funciones de nuestro cuerpo (las autónomas y las conscientes).
La misma indica las directrices de movimiento y de acción mediante la descarga de impulsos nerviosos a través de todo nuestro cuerpo. La mente guia el Chi hacia donde nosotros queramos.




6) El Chi guía el movimiento

La mente genera el estimulo eléctrico que se presenta en nuestro cuerpo como una reacción neuromuscular. Esto genera el movimiento de nuestro cuerpo. Aquel deseo que se genero en un principio hizo que la mente se activara y dirigiera el Chi y así generar el movimiento que al ser potenciado por todos estos, genero un poder superior y natural.







Todo cultor serio del arte marcial chino debería aplicar estos conocimientos para desarrollarse personalmente. Estos son una fuente inagotable de consulta y de planteo diario sobre nuestro entrenamiento y accionar. Asi mismo los profesores lo pueden usar para checkear y corregir insistentemente sobre los entrenamientos mas básicos y sobre las cuestiones de como generar mas poder o excelencia en el movimiento.