San Ti

LAS OLIMPIADAS DE BERLIN 1936 - y las Artes Marciales por Jerónimo Milo
Jerónimo Milo

por

LAS OLIMPIADAS DE BERLIN 1936

y las Artes Marciales



MAS ALLA DE TODO EL CONTEXTO SOCIAL Y POLITICO QUE RODEO
A ESTOS JUEGOS, HUBO DOS GRANDES
HECHOS QUE PASARON INADVERTIDOS POR EL
OJO OCCIDENTAL Y QUE TUVIERON COMO PROTAGONISTAS
A DIVERSOS PERSONAJES DE DISTINTAS NACIONALIDADES.
QUIZAS ESTOS HECHOS NO TUVIERON UNA
INFLUENCIA DIRECTA EN LA SITUACION DE ESA
EPOCA, PERO FUERON DOS PUNTOS CLAVE
EN EL FUTURO DE LAS ARTES MARCIALES ASIATICAS
EN RELACION A LOS JUEGOS OLIMPICOS.
EL PRIMER HECHO EN LAS OLIMPIADAS DE BERLIN FUE QUE SE
REALIZO POR PRIMERA VEZ EN OCCIDENTE UNA
EXHIBICION DE ARTES MARCIALES CHINAS ANTE UN PUBLICO
MUNDIAL Y MASIVO.
EL SEGUNDO FUE LA PRESENCIA DEL MIEMBRO DEL COMITE
OLIMPICO Y CREADOR DEL JUDO, JIGORO KANO,
CON SUS TENTATIVAS PARA LOGRAR QUE
JAPON FUERA LA PROXIMA SEDE OLIMPICA Y LA
FUTURA REPERCUSION QUE TUVO ESTO PARA
QUE EL JUDO INGRESE A LAS OLIMPIADAS.
ESTOS DOS EPISODIOS FUERON LA PIEDRA
ANGULAR PARA EL DESARROLLO FUTURO
DEL JUDO EN LAS OLIMPIADAS Y DEL WU
SHU CONTEMPORANEO Y SU POSTERIOR TENTATIVA
DE INCLUSION COMO DEPORTE OLIMPICO.


Desarrollo de las olimpiadas de 1936 en Berlín

Para llegar a comprender el contexto de 1936 tenemos que saber que al término
de la Primera Guerra Mundial Alemania sufrió excesivas penalidades, entre las que
se incluyó la exclusión en la participación de las olimpiadas.
Fue en 1931, junto al creciente resurgir de Alemania, que el Comité Olímpico
la designó como próxima sede de los Juegos Olímpicos de verano y de su
versión de invierno. Muchos comentan que una de las tantas razones de la realización
de estas olimpiadas en Alemania fue el intento de Adolf Hitler de demostrar la
superioridad aria por sobre las demás razas y de exaltar el propagandismo nazi
ante el resto del mundo.



Todos estos supuestos intentos raciales fueron opacados por las victorias del
afro americano Jesse Owens, que con sus 4 medallas doradas se convirtió en uno
de los competidores más populares de los Juegos. La opinión pública tendió a
comentar más las hazañas de Owens que la perfección germana en la organización
del evento. Las teorías de Hitler también fueron ensombrecidas por las victorias de
los competidores judíos de otros países y por la derrota del equipo alemán ante
el equipo hindú en Jockey sobre césped.
Las olimpiadas contaron con la participación de 49 naciones, que reunieron
un total de 3.963 atletas. Por primera vez fueron transmitidas por televisión
y además se exhibieron en grandes pantallas por todo Berlín para que el público
pudiera seguir los acontecimientos. La gesta fue magníficamente capturada
por las cámaras de la cineasta Leni Riefenstahl. Olimpia fue una de las
mejores películas sobre este tema que, pese a su excesivo tono propagandístico,
fue innovadora en técnicas de filmación deportivas e inspiradora de toda una
futura corriente fílmica.
Algunos intentos de boicot fueron realizados por atletas americanos de
origen judío, que se negaron a participar (la comunidad judía había sido excluida de
los deportes profesionales en Alemania a partir de 1933). También falló la tentativa
de organizar unos juegos paralelos en Barcelona (que había sido la sede perdedora
de las olimpiadas frente a Alemania) en repudio a las olimpiadas nazis,
pero fueron cancelados debido a la Guerra Civil que sufrió España.
Debido al casi boicot de toda la delegación americana y a riesgo de ofrecer
una imagen negativa frente al mundo, un muy inteligente Joseph Goebbels
(ministro de propaganda de Hitler) envió un comunicado general a los
medios de comunicación alemanes, en el que pedía respetar y no menospreciar
de ninguna manera –mientras duraran las olimpiadas- a los judíos,
a los afro americanos e incluso a los homosexuales extranjeros que
visitaran Alemania.




Algunos hechos importantes que resumen las olimpiadas de 1936:

- Se introdujo el relevo de la Antorcha Olímpica, en la que se lleva una antorcha
encendida desde Olimpia (Grecia) a la sede eventual de los Juegos.

- El himno nacional de la República China fue elegido como el mejor de los
Juegos.

- El Básquet y el Handball hicieron su debut olímpico, pero el Handball no
regresó a las olimpiadas hasta 1972.

- El jugador húngaro de Water Polo Olivier Halassy ganó su tercera medalla,
a pesar de que una de sus piernas había sido amputada por debajo de la
rodilla luego de un accidente.

- La danesa Inge Sorensen ganó una medalla de bronce en los 200 metros
(Natación) a los 12 años, convirtiéndose en la medallista más joven de un
evento individual.

- El remero británico Jack Beresford triunfó por quinta vez en una olimpiada
y se llevó su tercera medalla de oro.

- El equipo de fútbol italiano continuó su dominio, al obtener la medalla de
oro en estas olimpiadas. Esta victoria fue en medio de sus conquistas de
copas mundiales en 1934 y 1938.

- En Maratón dos atletas coreanos ganaron medallas, corrieron por Japón
bajo nombres nipones. Recordemos que Corea había sido anexada a Japón
en 1910.

- El competidor alemán Werner Seelenbinder, simpatizante del comunismo,
tenía planeado ganar en lucha y hacer un gesto vulgar a Hitler en la
entrega de los premios, pero quedó en cuarto lugar.


Esta olimpiada fue uno de los momentos históricos cumbres del deporte argentino.
La selección nacional de Polo obtuvo la medalla de oro al derrotar a los
mexicanos y luego demoler a los ingleses en un partido que terminó
11- 0 a favor de los argentinos.
El destacado Oscar Casanovas obtuvo la medalla de oro en Boxeo, peso
pluma, al vencer al australiano Charles Catterall. En la misma categoría Guillermo
Lovell se quedó con la medalla de plata y los bronces fueron para Raúl
Villareal y Francisco Resiglione. Uno de los más grandes éxitos fue el
alcanzado por la nadadora Jeannette Campbell, quien -después de vencer a
la favorita- logró alzarse con la medalla de plata. En Dos Remos Largos
Horacio Podestá y Julio Curatella consiguieron el bronce.
(Fuentes textuales de los hechos: Página del
Comité Olímpico Argentino y Webpage de
Wikipedia).


La República China y los deportes como vía política

Para entender la intervención china en las olimpiadas y su decisión de
enviar un equipo de Artes Marciales, debemos hacer un racconto de la
historia china en relación al nacionalismo y al deporte.
Luego de la instauración de la República a manos de Sun Yat Sen
en 1911, que colapsó 4 años después, China tuvo varios gobiernos de
transición organizados en diversas partes. También sufrió luchas
internas entre regímenes militares regionales y caudillos que buscaban
el poder de distintas zonas. En esa epoca Sun Yat Sen dijo "hoy
en día somos la nación más pobre y débil en el mundo y ocupamos la
posición más baja en los asuntos internacionales". Esto era tan real en
cuanto a la situación económica y social, como a la situación deportiva
de China con respecto al resto del mundo.
Las dos décadas siguientes fueron turbulentas para China, se desarrolló
un exaltado sentimiento patriótico y los deportes (provenientes de
occidente) que se fueron introduciendo fueron fuertemente influenciados por
este nacionalismo. Era la época en que los movimientos antiimperialistas
y anticristianos estaban en boga. Esto dio como resultado que el deporte quedara
en medio de este conflicto entre oriente y occidente.
Estos problemas incluyeron acaloradas discusiones filosóficas entre
chinos y extranjeros, que abundaban en China. John Dewey fue un
filósofo norteamericano que dio varios discursos en diversas zonas
de China. Dewey advertía que la educación física era uno de los
principales problemas a resolver en las naciones actuales. Finalmente
la influencia del filósofo y de otros occidentales fueron responsables de
la inclusión de la educación física occidental en China. La filosofía
de Dewey alentaba a los juegos en equipo para promover actividades
democráticas y de interacción social, que en teoría serían propios de una
república democrática.
Por su parte Chang Bao Chen argumentaba que si bien estas ideas
estaban bien, no era el momento para que el pueblo chino las adoptara,
sino por el contrario, necesitaban educación militar para disciplinarse
y defenderse de las agresiones e intervenciones externas. Chang fue uno
de los pocos educadores que insistía en la inclusión de la educación militar
para fortalecer al pueblo y defenderse de un mundo dominado por el
imperialismo.
Así se generaron dos corrientes de pensamiento acerca de qué tipo
de enseñanza debía instaurarse en los colegios: la educación f ísica
(occidental moderna) o la educación militar (oriental antigua).
Finalmente en 1915 fue incorporada la educación militar en las escuelas.
El ministro de educación argumentó que las Artes Marciales clásicas
encajaban más con la manera de ser del pueblo chino y que por más que
se aprendiera gimnasia occidental el pueblo seguiría siendo débil. A partir
de ese momento se introdujeron las Artes Marciales en el sistema
educativo, lo que obligó a modificar la metodología con la que se las
enseñaba tradicionalmente, para adaptarlas a la enseñanza guiada por
niveles y en grandes grupos.
Es bajo este sistema y dentro del ámbito escolar en donde se hace
un punto de encuentro entre las Artes Marciales tradicionales y la
gimnasia occidental. Los deportes no sólo influenciaron diversas artes
propias de China, sino también las Artes Marciales. Se tomaron
métodos de estudio, de desarrollo e incluso de competición occidentales
para estandarizar diversos sistemas marciales. El primer torneo nacional
de Artes Marciales fue realizado en 1923 en Shangai y ya estaba
influenciado por los reglamentos deportivos occidentales.
Recordemos que durante aquella época republicana nacieron dos
grandes escuelas marciales: la de Educación Física Jingwu en 1910 y
el Instituto Central de Guoshu en Nanking en 1928, las dos con marcada
tendencia nacionalista. La Jingwu llegó a tener miles de miembros
entre China y el sudeste de Asia. En ella se enseñaron Artes Marciales,
gimnasia y deportes occidentales. El estilo nacionalista de esta asociación
provocó que los japoneses cerraran sus puertas en 1937.
La Academia Central fue la primera de enseñanza a nivel nacional que
se empezó a expandir a las demás provincias; celebró dos grandes
torneos, uno en 1928 y otro en 1933.
El desarrollo del comunismo en los años `20 y su posterior presencia,
primero como aliados de los nacionalistas y luego enfrentados a estos,
también generó otra tendencia que se prolongaría hasta la época
de la Revolución Cultural. Según el comunismo las Artes Marciales
eran peligrosas debido a su fuerte ligadura con las supersticiones y las
costumbres feudales. Para muchos dirigentes las Artes Marciales tenían
una predisposición que podría hacer resurgir el patriotismo y las acciones
bárbaras de la época de la rebelión de los boxers.
Así muchos grupos empezaron a relacionar las Artes Marciales con
los fantasmas del pasado y en cambio comenzaron a ver los deportes como
la vía para insertarse en un mundo moderno y dejar de ser el último país a tener en consideración por el resto del planeta.



1928 “¡Puedo competir!” A solo un paso de las olimpiadas

Siguiendo la corriente deportiva, en 1928 China envió a un observador
llamado Song Ruhai a las olimpiadas realizadas en Amsterdam. Este
serviría para comunicar e interiorizar a los chinos acerca de esta importante
gesta deportiva del mundo moderno.
Para realizar sus informes tradujo gran parte de los reportes que habían
hecho los enviados de los otros países, pero se encontró con un gran
problema cuando quiso traducir al chino el término "olimpiada".
Como se dio cuenta de que requería mucha explicación histórica para
desasnar a los lectores chinos, tradujo olimpiadas como "puedo competir”,
de esa manera no sólo solucionó la traducción, sino que además empezó
a exaltar el espíritu esperanzador con que los chinos tomarían los Juegos
Olímpicos.



1932 y el conflicto Manzhouguo(Manchukuo)

En 1932 solo un atleta chino participó en las olimpiadas de Los Angeles, este
solitario competidor se llamaba Liu Changchun y era hijo de un granjero.
Liu era un ávido jugador de fútbol y había ganado varios torneos de
carrera en 100 y 400 metros.
En 1929 entró a la universidad, donde descubrieron sus condiciones para
el atletismo. Comenzó a cobrar un sueldo y se le asignó a un ex atleta
alemán como entrenador.
Liu ganó diferentes desafíos ante los japoneses y los alemanes, y obtuvo
3 medallas de oro en los juegos nacionales de 1929 en Hangzhou.
En 1932 China no planeaba enviar a ningún competidor, pero se encontró
con una verdadera pesadilla cuando los japoneses avisaron que habían
establecido un nuevo régimen autónomo junto a las fuerzas de
independencia manchú, llamado Manzhouguo (tierra de los manchúes)
en los territorios del norte.

Esta intervención, seguida de pequeñas incursiones en los siguientes años, fue
uno de los primeros avances de lo que sería la posterior invasión nipona a los
territorios chinos. La situación empeoró cuando Manzhouguo avisó que
enviaría a las olimpiadas del `32 al atleta Liu representando a su país.
Sumado a esto los japoneses mandarían una delegación de 200 atletas y los
chinos (con una población mucho más grande) no podían siquiera enviar una
delegación con un atleta. Esta imagen de pobreza deportiva que representaba
China hizo que se precipitaran las acciones de los chinos.
Los chinos anunciaron que ellos enviarían a Liu, ya que pertenecía a
China (ignorando así la autonomía de Manzhouguo). El mismo Liu declaró
que no representaría a Manzhouguo y que, como era chino de raza,
representaría orgulloso al país al que consideraba propio.
Liu abordó un barco junto a una delegación de dos personas y durante
todo el viaje fue presionado por la prensa japonesa, que lo llamaba "el
representante de Manzhouguo".
En Los Angeles Liu fue eliminado en las competencias, alcanzó un 4to y 5to
puesto en las dos carreras que realizó.


Berlín 1936

Luego del chasco de las olimpiadas de 1932, China se preparó con más
tiempo para el siguiente desafío.
El gobierno mandó a construir en Qingdao instalaciones especiales para
las prácticas y la organización de las olimpiadas. Se destinaron grandes
sumas de dinero y se contrataron entrenadores alemanes y chinos, e incluso
instructores de Artes Marciales.
La selección estuvo plagada de tendencias regionales a la hora de elegir quiénes
debían participar en los equipos.
Una versión señala que un equipo dirigido por un entrenador norteño era
misteriosamente integrado sólo por atletas de Beijing y Tianjing.
Para junio se terminaron de seleccionar los demás equipos, a excepción del
equipo de Atletismo, Básquet, Levantamiento de pesas y de Artes Marciales,
que ya estaban conformados con anterioridad.
El comité completo contaba con 69 atletas que participarían en
esas categorías, además de Natación, Ciclismo y el equipo de exhibición
de Artes Marciales. El 23 de junio comenzó la travesía hacia Alemania,
en Nanking el equipo se encontró con el general Chiang Kai Sek e hicieron la
ceremonia de presentación.
El comité viajó a bordo del barco italiano Conte Verde durante 25 días,
haciendo escalas en Hong Kong, Singapur, Kuala Lumpur, Bombay,
Massawa y Suez antes de llegar a Venecia el 20 de julio. En cada parada
se suscitaban algunos encuentros deportivos con equipos de distintos
países, que al finalizar eran cerrados con espectaculares demostraciones
de Artes Marciales.
La delegación seguía un disciplinado régimen de adiestramiento que constaba
de ejercicios físicos, preparación específica para cada equipo y clases de
alemán.
Debido a las contingencias del viaje marítimo muchos sufrieron enfermedades,
a tal punto que ni siquiera pudieron seguir sus cursos de alemán.
Finalmente la delegación arribó a Berlín el 23 de julio, donde fueron recibidos
por 300 chinos y embajadores de otros países bajo el grito de “¡¡¡larga
vida a Alemania, larga vida a China!!!”.
El pueblo alemán quedó sumamente sorprendido al ver una de las delegaciones
más ordenadas y arregladas.
El gobierno chino realmente estaba preocupado por cambiar la imagen
del país. No era común para el pensamiento occidental de esa época encontrar un
grupo de chinos de traje y con una actitud tan pulcra y ordenada.
En la presentación de las delegaciones el equipo chino fue uno de los que optó
por no saludar a Hitler con el saludo fascista, en cambio posaron con su
mano derecha sus sombreros sobre su corazón. Uno de los atletas, llamado
Cheng, recuerda que jamás se pararon para recibir la bandera nazi, pero sí la
alemana.
El desempeño del equipo chino no fue muy bueno. El seleccionado de Fútbol
perdió ante Gran Bretaña por 2 – 0. Si bien el equipo de Básquet ganó su
primer partido ante Francia, luego perdió contra Japón, Perú y Brasil.
La gran esperanza en Ciclismo, el corredor alemán-chino Howard Wing,
se estrelló en la quinta vuelta en el velódromo de Berlín. El saltador de
vallas Cheng Jinguan fue inducido a no participar debido a su poco ortodoxa
técnica de salto, que de seguro pondría a China en los últimos lugares.
Quizás el episodio más vergonzoso lo sufriría un boxeador chino al ser
injustamente golpeado por su rival inglés Dick Shrimpton, en el momento
en que el árbitro los separaba de un clinch, este golpe dejó al chino nocaut.
Shrimpton fue descalificado y en teoría el boxeador chino debía quedar
ganador, pero luego de la apelación de los ingleses el comité decidió consagrar
ganador al boxeador inglés por nocaut.
En su regreso a China el equipo tuvo que aguantar la despiadada crítica de
la opinión pública, que los calificó de "débiles, llevaderos de malos hábitos
y que su técnica carecía de calidad científica, que sólo gustaban de hacer
novias y que las integrantes femeninas sólo gustaban de estar en estos mismos
círculos”. (Sino foreighn monthly - octubre 1936).

Pese a estas injustas y crueles críticas, la realidad evidenciaba que los chinos
no estaban realmente preparados para este tipo de competencia. La
pobre performance había puesto en evidencia que la capacidad de los
atletas chinos no estaba al nivel del resto del mundo. Así volvieron a surgir
culpas y justificaciones hacia diversos fantasmas que habían castigado el
pasado de los chinos: hambrunas, el legado de los manchúes, las antiguas
ideologías feudales, etcétera.
En un futuro y luego de que los comunistas tomaran el poder y fuera
proclamada la República Popular de China en 1949, las Artes Marciales
fueron aceptadas y establecidas como una herencia nacional. Igualmente la
intención del gobierno era mantener el foco en la salud y la ejercitación,
despojando así el uso marcial de estas técnicas ligadas a prácticas e ideologías
antiguas.



El equipo de Artes Marciales





Gran parte de los integrantes del equipo de Artes Marciales eran miembros
de la Academia Central establecida en Nanking en 1928. A este grupo
se lo denominó equipo de Guoshu (artes nacionales), término con que se
conocía a las Artes Marciales en esa época de fervor nacionalista.
Algunas fuentes citan que el equipo estaba conformado por miembros de
la Jingwu de Shangai, pero lo más probable es que fueran de la Academia
Central o quizás un equipo mixturado de varias escuelas. Esta confusión
deriva de que los exámenes para designar el equipo se hicieron en Shangai,
misma ciudad donde se encontraba la sede de la Jingwu. En algunas versiones
señalan que de los nueve integrantes, seis eran de la Academia Central, pero
con seguridad se sabe que cuatro de los integrantes de este equipo – Fu Shu
Yun, Liu Yuhua, Kou Yunxing y Zhan Wenguang- eran miembros de la
Academia Central de Nanking.
De los nueve integrantes del equipo seis eran hombres y tres mujeres. Muchas
fuentes (y las fotos) citan un equipo total de once, contando al entrenador y
al líder del grupo.
Según las distintas versiones algunos integrantes pueden variar, por eso
presentamos una lista completa de los posibles integrantes del equipo.

1) Zhang Erding
2) Zhang Wenguang
3) Wen Jingming
4) Jin Shisheng
5) Zheng Huaixian
6) Kou Yunxing (Kou Lianxin)
7) Di Lianyuan (Zhai Lienyuan) (mujer)
8) Fu Shuyun (mujer)
9) Liu Yuhua (mujer)





Existen muchas posibilidades de que otro integrante del equipo fuera Luo
Chengli, en lugar de alguno de los citados. Chu Minyi era el entrenador
del equipo y también miembro original de la comisión designada en Shangai
para seleccionar a los integrantes del grupo. El líder del grupo era Hao Ming.
En diversas biografías personales otros maestros que no viajaron a Berlín se
incluyen a sí mismos en el equipo de 1936, pero este tipo de información es
inconsistente con respecto a la edad que tendrían en ese momento, con su
ausencia en las fotos de los equipos y con la falta absoluta de registros sobre
su participación.


Biografía de los integrantes

Zhang Wen Guang




Tenía 21 años cuando integró este equipo. Apenas cuatro años antes había
sido admitido en la Academia Central, luego de realizar grandes esfuerzos
porque provenía de una familia extremadamente pobre. En 1934 ganó
el Campeonato Nacional de Lucha organizado por la Academia Central.
Zhang era practicante de Cha Chuan (un estilo musulmán). Fue alumno de Jaing
Rong Jiao, aprendió Liu Ho Ba Fa (seis armonías y ocho métodos) y un estilo
interno con Wu Yi Hui.
Luego de las olimpiadas de 1936 trabajó durante muchos años enseñando
educación física en diferentes colegios y fue uno de los responsables de recopilar
diversos sistemas de Kung Fu para su posterior estandarización. Además es
considerado como uno de los responsables de la creación del Wu Shu moderno.
Su legado dentro del Wu Shu es claro, el Changquan moderno tiene mucho del
Cha Chuan tradicional. La forma básica número 3 (Sanlu Changquan), la obligatoria
antigua (Guiding Changquan) y las formas de las 4 armas principales
son casi todas técnicas extraídas del Cha Chuan.
También creó la forma de Tai Chi llamada Pekín 12, una secuencia simplificada
para practicar en grandes grupos.
Escribió varios libros sobre el Arte Marcial y se convirtió en el vicepresidente
de la Asociación Nacional de Wu Shu y Tai Chi en 1964.


Wen Jingming




Nació en 1905 y se graduó en la Academia Central en 1936.
Era experto en fanziquan, lanza larga y maestro del departamento de Wu Shu
de la Universidad de Wuhan. Fue nombrado vicepresidente de la Asociación
China de Wu Shu en 1979. Murió seis años después.


Zheng Huaixiang (1899 - 1982)

Estudió con Li Erqing y Jin Shan. Luego fue alumno de Sun Lu Tang, con quien
aprendió Tai Chi, Hsing I y Bagua.
Cuando regresó de Berlín en 1936 fue elegido como profesor de la Academia
Central de Nanking.
Se dedicó al desarrollo de traumatología en hospitales. Era experto en lesiones
óseas y rehabilitación, y fue jefe del primer hospital deportivo en China.
Sus tres grandes habilidades eran el Bagua de Sun Lu Tang, el tridente
volador y su especialidad para tratar lesiones óseas.
Se casó con Liu Yuhua, una de las tres integrantes del equipo femenino de
demostración, y es considerado –junto a Zhang Wen Guang- como uno de
los responsables de la creación del Wu Shu moderno. Fundó el Departamento
de Wu Shu del Instituto de Educación Física de Chengdu y fue nombrado
presidente de la Asociación China de Wu Shu en 1980.


Kou Yunxing

Fue uno de los 37 competidores premiados en el primer examen nacional de
Guoshu en 1928. Posteriormente fue miembro de la Academia Central de Nanking.


Liu Yuhua




Otra integrante de la Academia Central, quien realizó dobles cuchillos
en las exhibiciones. Se casó con Zheng Hauixiang.


Fu Shu Yun




Nació en 1915, estudió Bagua con Wu Junshan en la Academia Central de
Nanking. Fue una de las alumnas más importantes de la Academia, allí fue amiga de
Chang Tung Sheng (la mariposa de acero). (Informe detallado en San Ti Nº2).


Luo Chengli

Nativo de la villa de Daqi, en Hebei. Luo era practicante de Mian Quan (Boxeo
continuo o Boxeo del algodón) y lo más probable es que haya sido del equipo,
porque en muchos informes se lo menciona como uno de los exhibicionistas
más destacados en Berlín.



El objetivo

Se estima que la misión del equipo chino incluía varios propósitos, entre
ellos mantener las raíces culturales marciales mientras se estaba al tanto
de la modernización de la educación física. De esta manera mostraban al
mundo que China era un país que se asentaba sobre sus tradiciones, pero
que podía estar al tanto y a la altura de los avances del resto.
También existe la posibilidad de que el equipo viajara con la intención de que
el Wu Shu se convirtiera algún día en deporte olímpico (como pretendía la
mayoría de los equipos de exhibiciones de los otros países). Esto está basado en
la gran cantidad de demostraciones que realizó el equipo para difundir y dar a
conocer las Artes Marciales chinas.


Las exhibiciones




En la gran mayoría de los puertos en donde atracó el contingente chino
antes de llegar a Berlín, se dieron demostraciones del equipo de Artes
Marciales, también en muchas veladas que se realizaron en el barco.
En Berlín ofrecieron demostraciones en el Concierto Internacional, en la
Exhibición Internacional de Boxeo y en el Carnaval Deportivo Internacional.
Incluso Chu Minyi logró ser incluido en un pequeño filme realizado por
los alemanes, con el propósito de participar en la competencia de cine sobre
educación física que se hizo en Berlín durante las olimpiadas.
El 9 de agosto el equipo realizó una demostración de una hora ante 30.000
espectadores; además de Tai Chi se exhibieron rutinas tradicionales
sintetizadas y mezcladas con ejercicios calisténicos occidentales. Este sería
uno de los primeros posibles indicios de la mezcla de Artes Marciales con
gimnasia moderna.
Aunque muchas fuentes chinas afirman que las exhibiciones se realizaron en
el estadio olímpico, lo más probable es que la muestra principal se haya realizado
en el teatro Dietrich Eckart. Este anfiteatro al aire libre debe su nombre
al principal ideólogo del nacional socialismo en Alemania y figura inspiradora
de los ideales nazis.



El siguiente es un texto del reporte oficial alemán de las olimpiadas de
Berlín sobre la exhibición en el teatro Dietrich Eckart:


El equipo chino en el Dietrich Eckart
“La gimnasia que el equipo chino
mostró introdujo a los espectadores a
un mundo enteramente diferente. La
demostración de boxeo chino el 11 de
agosto en el teatro al aire libre Dietrich
Eckart mostró que la gimnasia china
está basada en antiguas concepciones
chinas del universo. El ejercicio individual
(formas) tiene como propósito
darle al cuerpo el más alto nivel de
flexibilidad y elasticidad con miras
a la autodefensa. En los ejercicios
en pareja, que son llevados con gran
velocidad, los chinos muestran una intensidad,
con rápidos y fuertes golpes,
que es sorprendente. Los ejercicios con
la espada, la lanza y la pica fueron
dignos de atención; estas armas son
pasadas por el cuerpo con una peligrosa
proximidad. Fue tortuoso para los
nervios de los espectadores, pero los
ejecutantes probaron su coraje y la
osadía a través de estos ejercicios”.




Un detalle desglosado de las exhibiciones indica que contó con un extenso
repertorio de Arte Marcial chino. Así Zhan Weng Wang mostró Cha Chuan,
Luo Chengli realizó Mian Quan, y se lo cita como uno de los más importantes
eventos de la muestra y el que llamó más la atención de los espectadores. Li
Yuhua mostró dobles cuchillos. Zheng Huixiang hizo una demostración de
tridente volador (feicha) que quedó marcada a fuego en el público alemán.
Dicen que también se mostró Chin Na (atrapes y retenciones) y Lian Quan
(Boxeo continuo). También se sabe que hubo demostraciones en grupo
de mujer contra mujer haciendo Qin Na, en grupo de Tai Chi Chuan,
espadas doble gancho, lanza contra mano vacía, lanza contra sable, látigo
de nueve secciones y coreografías de defensa y ataque, aunque no se sabe a
ciencia cierta como fueron realizadas.
Al término de las olimpiadas el equipo viajó a Dinamarca, Suecia, Checoslovaquia,
Hungría, Austria e Italia para seguir realizando exhibiciones de
formas y diversas armas.
Con la llegada de los japoneses en 1937 y la posterior toma de la ciudad
de Nanking por manos niponas, la Academia Central fue cerrada y
destruida. Aunque volvió a abrirse unos años después, sufrió el cierre
definitivo a fines de los años `40. Gran parte de este grupo tuvo un
destino incierto durante la Revolución Cultural en la década del `60, muchos
no pudieron entrenar abiertamente ni enseñar y se dice que algunos
desaparecieron o fueron reubicados. Al término de la Revolución Cultural
muchos se adaptaron, participando en el desarrollo del Wu Shu moderno a
partir de 1971.


Japón, las olimpiadas, Kano y el Judo.

Siguiendo la corriente de la educación moderna que se había instaurado en
Japón a principios del 1900, Jigoro Kano se interesó no sólo por la inclusión de las
Artes Marciales en el sistema educativo, sino también por los demás deportes
occidentales. Bajo el requerimiento del propio Kano el Comité Olímpico Japonés
fue creado en 1911. Un año más tarde Kano pasó a formar parte del Comité
Olímpico Internacional, convirtiéndose así en el primer asiático en integrar parte
de esta organización.



En las olimpiadas de Estocolmo, a pedido del propio barón de Coubertin y del
embajador francés, Japón fue invitado a participar y logró enviar dos corredores a
competir. Los acompañaba Jigoro Kano, quien luego de que los atletas no pudieran
ganar en ninguna competencia, se dedicó a viajar por Europa y América del Norte
para ver cómo se enseñaba educación física. Kano se tomaba muy en serio su
cargo y participó en todas las olimpiadas desde 1912 hasta el 1936.
En 1916 no se celebraron olimpiadas debido a la Primera Guerra Mundial,
recién en 1920 los japoneses lograron enviar un equipo de 15 competidores,
que obtuvo dos medallas plateadas en Tenis.
Fue en 1928 en Amsterdam que Japón ganó sus dos primeras medallas de oro,
una en Atletismo y otra en Natación. En las olimpiadas de Los Angeles, en 1932
-mismo año del conflicto Manzhouguo- Japón fue representado por 132 competidores
y se llevó 7 medallas de oro, 7 de plata y 4 de bronce.
Con este creciente avance deportivo, Japón no sólo se empezó a vislumbrar
como un país importante dentro de las olimpiadas, sino también como una
posible sede futura para realizar este evento.
Para mediados de los años `30 una de las razones presentadas por Japón para
convertirse en la próxima sede era que 1940 marcaría el 2600ª aniversario del
imperio japonés. Más allá de esta fecha, había una motivación política por detrás
que facilitaría la futura llegada de los Juegos a Tokio.



En 1935 Benito Mussolini planeaba invadir Etiopía, pero antes de realizar
esto, los italianos tenían que asegurarse de tener el apoyo alemán. Los alemanes ya
estaban renunciando al Tratado de Versalles y también necesitarían soporte de los
italianos para sus futuros planes. Así estos dos países entraron en las negociaciones
que terminarían con la creación del Eje en 1936. Esta alianza provocó miedo en los
franceses, que comenzaron a negociar con los rusos; esto llevó que los alemanes
empezaran a prestar atención hacia la potencia japonesa como posible aliada
para contener a los soviéticos.
A todo esto los japoneses habían comenzado a venderles armas a los etíopes, pero
mediante unas negociaciones dejaron de hacerlo y obtuvieron así el apoyo italiano
y alemán para ser sede de las olimpiadas en 1940.
En las olimpiadas de 1936 en Berlín, Japón llevó un equipo de 179 atletas, allí
logró 6 oros, 4 platas y 8 bronces. Ese mismo año Kano dio un discurso en el
que exaltaba el hecho de que los futuros Juegos Olímpicos ayudarían a abrir una
nueva era de paz en Japón, insistió en que el mismo Japón debería entender este
camino de paz. Dicen que este apasionado discurso, sumado a su antigüedad dentro
del Comité, ayudaron a que Japón fuera seleccionado como sede para 1940.
Un año después las fuerzas japonesas invadieron Nanking, produciendo lo que
se llamaría “la masacre de Nanking”, en la que fuentes chinas confirman 300.000
muertes, actos de vandalismo, violación y torturas. Debido a esto Japón no sólo
empezó a ser visto con malos ojos por la comunidad internacional, sino también
a obtener la reprobación de los militares japoneses, que veían a las futuras
olimpiadas en Tokio como un gasto innecesario de dinero y de energía
humana que podía destinarse a la guerra.
Pese a esto, en 1938 el Comité confirmó a Tokio como sede de los Juegos Olímpicos
de verano y anunció que los deportes de demostración incluirían Judo, Kendo
y Kyudo.
El 4 de mayo de ese mismo año, volviendo de la reunión del Comite Olímpico en
Alejandría, Kano murió de pulmonía a bordo del SS Hikawa Maru. Su ataúd fue
recibido en Japón envuelto en la bandera olímpica.
En referencia a si Kano realmente quería introducir el Judo en las olimpiadas hay
varias versiones:

“Kano le dijo al barón Pierre de Coubertin
que el Judo no era apropiado para incluirlo
en las olimpiadas debido a que no
era un deporte, sino una escuela de vida.
El Judo no es un juego, en cambio es
como una iglesia que le enseña sentido
moral a los hombres”. Japan Times, septiembre de 1922.

En 1933 Kano le dijo al judoka inglés
Trevor Leggett que no tenía nada en
contra de la competencia, pero sí en
contra de los campeonatos debido a que
estos hacían que la gente pusiera mucho
énfasis en ganar. – Notas de Saburo Matsushita.

Durante un discurso dado en Tokio en
1935 Kano dijo: “a veces la competencia
hace ir hasta los extremos a los hombres,
dando como resultado que se auto
inflijan severas lesiones internas”. Japan Times, 16 de junio de 1935.

Es una discusión larga y vieja el hecho de que Kano quisiera realmente llevar
el Judo a las olimpiadas, muchas de las frases mencionadas pueden ser sacadas
de contexto o quizás falten más datos. Lo único seguro acerca de Kano en
relación a las olimpiadas es que estaba tremendamente comprometido con
su trabajo como miembro del Comité Olímpico.
Debido a los conflictos armados entre japoneses y rusos en Manchuria, en julio
de 1938 el ministro de Salud informó que Japón no sería anfitrión de los
próximos Juegos Olímpicos.
Con el mundo entrado en la Segunda Guerra se cancelaron las olimpiadas
en Japón y también las de Londres en 1944. Los Juegos Olímpicos volvieron
en 1948, pero Japón no fue invitado a competir. En 1951 Japón fue readmitido
en el Comité Olímpico y los nipones volvieron a competir en Helsinki. Para
1956, en Melbourne, Japón estaba totalmente incorporado en las olimpiadas
y obtuvo un total de 19 medallas.
En las olimpiadas de 1964 en Japón se introdujo el Judo, que fue el primer
deporte asiático (y Arte Marcial) en entrar al evento.




Kano, Tajima, Owens, Long y dos fotos históricas





En la entrega de premios de la foto histórica número 1, vemos a Jigoro
Kano acompañando a Naoto Tajima, Jesse Owens y Luz Long en el podio.
La historia que involucra a todos estos personajes es quizás la que saca a
relucir el verdadero espíritu olímpico y humano de esta competencia.
Como comentamos, Jesse Owens fue considerado el verdadero protagonista
de las olimpiadas de 1936. Este participante afro americano representaba a
los Estados Unidos y ya se había alzado con varias medallas doradas.
Carl Ludwig Long (Luz Long) era un competidor alemán, favorito de sus
compatriotas por su impecable ejecución en Atletismo. Su primer encuentro
contra Owens fue en Salto en largo. En las rondas preliminares Long logró
romper un récord olímpico, en cambio Owens cometió faltas en sus dos primeros
intentos. Presionado porque necesitaba hacer el tercer salto para seguir
adelante en las clasificaciones, Owens se desmoronó y se sentó abatido en el
campo. Cuenta Owens que Long se le acercó y le recomendó saltar un poco
antes de la línea de salto, aunque no rompería un récord, lograría pasar a la
siguiente ronda sin arriesgarse a perder definitivamente. Gracias a este consejo
Owens no sólo pasó a la siguiente ronda, sino que logró ganar e incluso
romper el récord mundial de Long.
Pese a salir segundo, Long fue el primero en felicitarlo y caminaron juntos
desde el podio hasta los vestuarios. Por su espíritu a la competencia y a la
caballerosidad deportiva, Long fue galardonado con la medalla de Pierre de
Coubertin.



Cuenta Owens sobre el episodio: "Long debió tener mucho coraje al hacerse mi
amigo delante de Hitler... puedes derretir todas las medallas y copas que tengo,
que no habrá algo similar a la amistad de 24 quilates que sentí por Long en ese
momento".
Lamentablemente Long fue herido a finales de la Segunda Guerra cuando
combatía en Sicilia y murió luego en un hospital militar inglés.
Los éxitos de Owens dejaron sin efecto la ridícula teoría de la supremacía aria y
además dejaron en evidencia la injusta y vergonzosa desigualdad que vivía la
gente de color en los Estados Unidos.
Los logros de Owens fueron sumamente inspiradores para los atletas y la
gente de color, también para muchos atletas chinos que vieron que, pese a
las dificultades todos podían llegar a lograrlo.
Durante las sesiones de práctica el corredor chino Cheng Jinguang se hizo
amigo de Owens, en la foto histórica número 2 se puede ver a Chiang junto
a Owens durante esas olimpiadas.
Esta foto fue celosamente guardada por Chiang -a riesgo de perder su
vida bajo la violencia de las brigadas rojas- durante las persecuciones
que sufrieron los chinos durante la Revolución Cultural. Gracias a Chiang
esta foto fue usada en 1996 como sello conmemorativo de los 100 años de las
olimpiadas y por el 50 aniversario de la participación china en Berlín.




Fuentes:

Librería y bibliotecarios de la fundación atlética amateur de Los Angeles

The XI Olympic Games - Berlín 1936

Official report by organisationskomitee für die XI.
Fulfilling His Duty as a Member: Jigoro Kano and
the Japanese Bid for the 1940 Olympics - By Joseph
R. Svinth

Journal of Combative Sport, May 2004
“I Can Compete!” China in the Olympic Games,
1932 and 1936 - Andrew Morris

Department of History Colgate University
Sport, nationalism an the Early Chinese Republic
1912-1927 - Tony Hwang and Grant Jarvie
University of Stirling

Los Juegos Olímpicos del Tercer Reich: el ejemplo de
oro del deporte al servicio de la política - Por
Ernesto Castrillón y Luis Casabal

Atlas Histórico Mundial - Georges Duby
Editorial Debate

Breve historia de China – Bai Shouyi y otros
Ediciones en lenguas extranjeras

Marrow of the nation – Andrew Morris
University of California press

Colaboración de datos de Wu Shu cedidos por
Emilio Alpansequ