San Ti

Que es la flexibilidad? por Juan Ignacio Villafañe
Juan Ignacio Villafañe

por Juan Ignacio Villafañe

Que es la flexibilidad?

La flexibilidad es una propiedad morfológica-funcional del aparato locomotor relacionada con el grado de amplitud de movimiento de sus segmentos. Poseer un mayor o menor grado de flexibilidad depende de la capacidad de las articulaciones de moverse ( es decir, de la movilidad articular) y de la capacidad de los músculos de deformarse y volver a su posición inicial, (es decir, elasticidad) ¿Cómo puedo hacer para mejorar mi flexibilidad? Existen diferentes métodos para desarrollar la flexibilidad, entre ellos están: el método pasivo, el método activo y el FNP o stretching.

Hoy hablaremos especialmente sobre los dos primeros, ya que el segundo merece una explicación más detallada acerca de sus fundamentos que daremos en otra oportunidad. El método activo consiste en buscar el máximo estiramiento posible en una articulación con el solo uso de la fuerza de los músculos antagonistas a los que se quiere elongar y aquellos que participan en el gesto a realizar. El método pasivo consiste en buscar el máximo estiramiento posible utilizando el peso del propio cuerpo, la ayuda externa de una persona o un elemento.

Existen también diferentes técnicas entre las cuales podemos separar las dinámicas o balísticas de las estáticas. Los estiramientos dinámicos o balísticos son aquellos movimientos que combinan el estiramiento y la contracción de los músculos de maneras rítmicas como por ejemplo, circunducciones, movimientos de balanceo, rebotes etc. Esta forma de estiramientos fue utilizada durante muchos años y luego fue muy criticada y dejada a un lado. Lo cierto es que esta técnica, como todas es buena cuando se hace de manera adecuada, y en el momento adecuado. De manera balística se entrena la elasticidad, es decir la capacidad del músculo de deformarse y volver rápidamente a su forma anterior. Un claro ejemplo de estiramiento balístico son las patadas altas. Los estiramientos estáticos consisten en mantener una posición de separación articular durante un determinado tiempo. Estos son de los más utilizados, como por ejemplo el plegado a piernas cerradas o el "spagat". Lo que hay que tener en cuenta es que la flexibilidad al igual que la fuerza es específica.

Ser flexible a nivel de la articulación coxo-femoral no significa serlo en la articulación escápulo-humeral, así como poder realizar una buena patada descendente no significa poder realizar la posición spagat. Es lo mismo que sucede con la fuerza una persona de piernas fuertes no lo es de brazos a menos que los entrene de la misma manera que una persona que levanta muchísimo peso no es necesariamente potente. Con respecto a la sesión de entrenamiento debemos tener en cuenta siempre, hacer una muy buena entrada en calor y elegir ejercicios que estén al alcance de nuestras posibilidades. Debemos entender que esta capacidad, como cualquier otra, no se logra de un día para otro y lo más importante, más allá de las condiciones de cada individuo, es la constancia y el esfuerzo día a día. Si bien la edad y el sexo están relacionados a la flexibilidad y en algunos casos son factores limitantes de la misma, con trabajo y perseverancia los resultados aparecen aún, en personas mayores.