San Ti

Sou Choy - En el estilo Choy Li Fat por Jerónimo Milo
Jerónimo Milo

por

Sou Choy

En el estilo Choy Li Fat

Sou Choy - Puño que barre (Sow Choe, Sao Choi) - Del libro "Choy Li Fat"

El Choy Li Fat es un estilo largo. Una de sus características principales son los golpes circulares, que pueden ser horizontales, diagonales, ascendentes, descendentes y de muchas maneras más. En las formas se los entrena con movimientos amplios, que permitan al alumno entender correctamente su trayectoria y además desarrollar la máxima potencia durante el entrenamiento. A mayor radio (brazo más extendido y más recorrido en su trayectoria), se termina generando más fuerza en el
impacto. Es muy importante entrenar la velocidad del Sou Choy y no "telegrafiar" nuestra acción durante la práctica de la forma, porque al ser una técnica tan larga se convertiría en un ataque fácil de predecir. A la hora de combatir, Sou Choy se aplica acortando su recorrido, sacrificando así un poco de potencia, pero ganando más velocidad. Si esperamos el momento oportuno –cuando el rival esté desprotegido o con sus defensas desarmadas– podemos lanzar Sou Choy con su máxima extensión, provocando así una acción destructora.
Estilísticamente hablando también podemos ocultar su amplia trayectoria utilizando otro golpe antes, desviando así la atención del oponente y abriendo paso al Sou Choy luego de la metralla de nuestros ataques.


Forma:

Procurar siempre que el brazo esté bien elevado por encima de la cabeza.



Una vez en esa posición, se deja caer el brazo, describiendo una diagonal descendente por delante de nuestro torso.



El punto de impacto es a la altura de nuestro rostro. En todo el trayecto el brazo va relajado y es a esta altura que se genera la explosión, para inmediatamente relajarse y seguir con el movimiento hacia abajo. El brazo se deja caer y terminando abrazado con nuestro torso a la altura de nuestras costillas flotantes. La acción se acentúa con la rotación de la pelvis y con la contracción de la musculatura flexora del torso (en este caso los músculos pectorales, los bíceps y los oblicuos de la zona cercana al abdomen). Esto provoca un ligero ahuecamiento del pecho y un estiramiento de los músculos de la espalda. El codo se coloca levemente flexionado para que el impacto no repercuta negativamente en su articulación. Dependiendo de la situación y de la distancia del blanco, podremos impactar con la zona diagonal y lateral del nudillo del dedo índice, con la parte frontal de los nudillos del dedo índice y mayor, o con la zona interna del antebrazo.

Energía:
Es como un martillo atado a una cuerda, fuerte en su extremo y flexible en su cuerpo. Debemos pensar en proyectar la fuerza del golpe más allá de la trayectoria,como si estuviéramos tratando de arrojar lejos el martillo atado a la cuerda. Hay que aprovechar el descenso de nuestra postura corporal (fuerza de gravedad), más el avance de nuestro cuerpo (inercia), más la rotación de nuestra cintura y columna (fuerza centrípeta), para optimizar los resultados del golpe.

Intención:
Se siente como el zarpazo de un gato, rápido, relajado y natural. Realizado por un buen estilista sólo veremos una estela y no podremos definir la forma del golpe por su velocidad. Su actitud es destructiva. El golpe es definitivo, como un corte de guadaña. No es un golpe que deba tomarse a la ligera.


Zonas a impactar en el rival

La cabeza es la zona de ataque primario del Sou Choy, porque es una de las zonas del cuerpo más vitales y de fácil acceso mediante un golpe descendente. La cabeza también posee más movilidad, esto permitirá que nuestro Sou Choy pueda aplicarse con toda la potencia, sin que nuestro codo se vea sometido a una presión excesiva que podría dañarlo. Atacar con Sou Choy a una zona con menos movilidad –por ejemplo la zona del torso– podría provocarnos una lesión en el codo, por eso no es recomendable trabajar con el brazo extendido en una bolsa pesada ni a nada que no tenga una determinada movilidad y que presente un punto de apoyo fijo. Los blancos más efectivos de la cabeza son la nariz, la boca, los ojos y la quijada.



Las partes más duras como la frente o la nuca –si bien son áreas óptimas en donde descargar nuestro golpe– requieren un poco de preparación de nuestro puño porque pueden provocarnos lesiones en el momento del impacto. Otra zona de ataque es el cuello, si logramos entrar en la guardia del rival, podremos conseguir golpearlo con nuestro antebrazo en la garganta, provocando una posible asfixia momentánea, lesión en el área de impacto y también desmoronamiento del cuerpo del adversario.


Aplicación

Técnica 1: Sou Choy con mano atrasada en Ching Wu Ma

Nos encontramos en guardias cruzadas con respecto al oponente. Ante el ataque de la mano derecha adelantada del rival, bloqueamos circularmente hacia adentro con la mano izquierda adelantada. Inmediatamente nuestro Sou Choy –que mientras bloqueábamos se iba levantando por encima de nuestra cabeza para ganar altura– baja diagonalmente, impactando sobre la cabeza del oponente. El bloqueo puede seguir el movimiento circular para terminar balanceando la acción del golpe, posicionándose cerca de nuestra cabeza.



También la mano puede mantenerse en contacto con el ataque del rival, lista para seguir contraatacando o bien para cubrir nuestra zona media.



Si el avance del adversario es muy agresivo, podemos realizar Sou Choy en el lugar o incluso caminando hacia atrás mientras atacamos.

Puntos importantes: Lanzar el Sou Choy lo más simultáneamente posible con respecto al ataque del enemigo. En el momento en el que se escucha el chasquido de nuestro bloqueo, nuestro golpe ya habrá aterrizado sobre el rival.


Técnica 2: Variante del Sou Choy

Esta es una variante del mismo golpe, pero aplicado casi cuerpo a cuerpo con el oponente. Si logramos encontrar una entrada en el ataque del rival desplazándonos por su lateral, podemos ser nosotros los que avancemos, encontrándonos más cerca de él y pudiendo usar la parte interna de nuestro antebrazo para destruir el equilibrio corporal superior de nuestro oponente.



Podemos impactar en el rostro, cuello o cabeza de éste. Si el enemigo no puede acomodarse ante nuestro rápido avance, caerá al suelo como si se hubiera topado con una barreta fijada a una pared.

Puntos importantes: Avanzar en el preciso momento en el que se está generando el ataque del rival. Si el golpe de éste está muy cerca, será difícil acercarse por su lateral. Moverse rápidamente hacia el costado mientras avanzamos bloqueando el ataque del oponente. Barrer completamente con la zona superior del rival mientras nuestro pie adelantado se posiciona por detrás de sus pies. Sentir el apoyo de las plantas de los pies para que la acción sea equilibrada y tenga una fuerte raíz en el suelo (Foto 3-42). Dependiendo de la distancia en que se encuentre el rival, podremos usar tanto el antebrazo como el resto del brazo para barrer al enemigo.