San Ti

Tam Lam Poner la barrera - Caminatas de Choy Li Fat por Jerónimo Milo
Jerónimo Milo

por

Tam Lam Poner la barrera

Caminatas de Choy Li Fat

Del libro "Choy Li Fat"

Esta es una técnica particular, que sirve para invadir la estructura del rival, destruyendo su guardia e incluso haciéndole perder el equilibrio. Es una técnica representativa del Kung Fu porque se basa en la fuerte estructura de la postura de nuestras piernas, en la sutileza del movimiento de nuestra zona superior y en el ángulo que adoptamos frente a nuestro rival.

Forma: En postura Tiu Ma con la pierna izquierda atrasada, bloqueamos hacia adentro con la palma ubicada frente a nuestro rostro. La palma izquierda se encuentra cerca del codo derecho, mirando hacia el piso. Todos los dedos de las manos están juntos y alineados con las palmas y los antebrazos.



Desde esa posición avanzamos a Sei Ping Tai Ma con la pierna derecha adelantada, desplazando los pies hacia adelante. En el exacto momento que el pie de adelante toma contacto con el suelo, la mano derecha pega con el canto, apuntando hacia el frente.



La mano izquierda se posiciona cerca del codo derecho con la palma mirando hacia el cielo. La espalda se encuentra totalmente erguida y la mirada en la dirección de nuestro brazo adelantado.

Aplicación: Nos encontramos en guardias cruzadas con respecto al enemigo. Ante el ataque de la mano izquierda adelantada del rival, bloqueamos hacia adentro con nuestra mano derecha adelantada mientras retrocedemos ligeramente nuestra postura para absorber el ataque.



Desde esa posición avanzamos por la línea central, posicionando nuestra pierna derecha por detrás de la pierna izquierda del oponente, mientras empujamos con los dos brazos su torso para hacerle perder equilibrio.



Podemos terminar arrojando al rival o bien golpeándolo porque se encuentra incapacitado de realizar algún tipo de movimiento defensivo.

Puntos importantes: Bloquear produciendo una rotación con nuestro antebrazo para no chocar con el ataque del oponente. No excederse en el bloqueo, con que cubra nuestro rostro y evite el golpe será más que suficiente. Después del bloqueo avanzar directamente hacia el rival sin tomar ningún tipo de impulso ni perder el dominio de la línea central. Mantener el codo del brazo adelantado –con el que atacamos– ligeramente flexionado para evitar que el oponente efectúe una palanca sobre el mismo. Empujar a la altura de las clavículas. Recordar que cuanto más arriba empujemos, más fácil será derribado el rival.