San Ti

Timing - En el Choy Li Fat por Jerónimo Milo
Jerónimo Milo

por

Timing

En el Choy Li Fat

Del libro de Choy Li Fat

El timing en las artes marciales se entiende como la capacidad físico-mental para reaccionar ante un estímulo externo (en este caso el ataque del rival). Aquí presentamos tres típicas reacciones que van de lo más fácil de realizar y con menos porcentaje de efectividad, a lo más difícil de realizar y con mayor porcentaje de efectividad. El timing dependerá de muchos factores, pero principalmente de la reacción de nuestro cerebro y de la respuesta efectiva de nuestro cuerpo a nuestra solicitud mental. Los tres tiempos más comunes que empleamos son:

1) Bloqueo y posterior ataque: es la situación en la que ante un ataque del rival primero nos defendemos, bien desviándolo o frenándolo, para luego atacarlo. Esta acción lleva dos tiempos: el de la defensa y el del contraataque. Si bien es la más sencilla de realizar no es la más segura, ya que deja el segundo tiempo para que el rival pueda seguir atacando o pueda elaborar una defensa.

2) Defensa y ataque simultáneo: es la situación en la que ante un ataque del rival nos defendemos de su golpe, bien frenándolo o esquivándolo, al tiempo que lo golpeamos. Esta acción requiere un sólo tiempo. Si bien es más difícil de llevar a cabo, es segura ya que golpeamos al rival mientras tiene su mente en el ataque.

3) Anticipación: es la situación en la que antes que el rival lance su ataque nosotros ya percibimos su intención y reaccionamos atacando, antes de que su golpe se concrete e incluso antes de que se genere.

Si bien en el estilo Choy Li Fat se presentan todas estas situaciones de reacción frente a un ataque, las favoritas del mismo son la defensa y el ataque simultáneo y la anticipación. Las mismas son las más efectivas ya que evitamos el ataque del rival al tiempo que lo atacamos, en el momento exacto en que su mente está focalizada en atacarnos.


Conclusión (del capitulo del libro sobre conceptos del estilo)

Choy Li Fat es un estilo en el que uno no puede dejar de lado el análisis biomecánico de los movimientos de nuestro cuerpo. Este análisis puede realizarse de manera analítica (con la comprensión teórica de los movimientos corporales como estudiamos en este capítulo), o también puede desarrollarse de manera intuitiva (sin conocer la teoría pero sintiendo la mecánica interna). Cuanto más comprensión teórica tengamos del mismo, mejor podremos aplicarlo y transmitirlo. Cuanto más sintamos esta mecánica interna del movimiento, más experimentados estaremos para sacar nuestras propias conclusiones. La teoría y la práctica deben ir siempre de la mano, una se complementa con la otra.

El análisis teórico, más la difusión del estilo con el fin de preservar la salud, es el mayor aporte que podemos darle al arte marcial oriental desde nuestra perspectiva occidental. De esta manera estaremos manteniendo vivo un legado y lo enriqueceremos para las generaciones venideras.


Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender es peligroso - Confucio