San Ti

WU SHU - Una breve introduccion al Wu Shu Moderno por Luciano Cassarino
Luciano Cassarino

por

WU SHU

Una breve introduccion al Wu Shu Moderno

Luciano Cassarino



Wushu Moderno (WM), también conocido como Wushu Contemporáneo, es el término que utilizamos para referirnos a la versión estandarizada y simplificada de las Artes Marciales Tradicionales Chinas (AMTC) comúnmente conocidas como Kung Fu (Gongfu en pinyin).

CONTEXTO HISTORICO

Para encontrar una definición que explique al WM debemos remitirnos a los albores del movimiento comunista chino. Mao Tse Tung (Mao Zedong en pinyin), líder inspirador de este movimiento en China, creía que las AMTC debían ser despojadas de su origen puramente marcial para ser transformadas en una actividad deportiva que fortaleciera física y mentalmente al pueblo chino, continuando de esta manera (tal vez conscientemente) la obra de instituciones pioneras como la Asociación Atlética Jingwu, fundada por Huo Yunjia, o la Central de Artes Marciales en Nanjing (Zhongyang Guoshu Guan). A modo de experimentación se realizaron en China en el ’49 unos juegos nacionales para deportes autóctonos con el objetivo de hacer un censo de los deportes nacionales más practicados y así organizar los futuros eventos deportivos. El resultado fue muy claro, la gran afluencia de practicantes de diferentes estilos de AMTC, indicaba que este, a pesar de los períodos de prohibicionismo por los que tuvo que pasar, era el deporte nacional por excelencia y no podía ser ignorado. A mediados de los ’50 se estableció la Asociación de Wushu de China. Más adelante, en los ’60, se gesto un proceso político llamado Revolución Cultural (concepto forjado por Lenin y tomado como modelo de reestructuración y control antirrevolucionario por la China comunista), donde la idea principal difundida por la propaganda política era que todo lo viejo era malo y por lo tanto debía ser eliminado. Mao delegó a sus asesores en el campo de salud y deportes el proceso de codificación y compendio de las AMTC, convocando a los maestros que adherían a la iniciativa (que no necesariamente eran los mejores ni más representativos en sus respectivos estilos) para transformarlas en lo que hoy conocemos por WM. Este proceso aparentemente positivo desde algunos puntos de vista, tuvo también su lado negativo porque fue acompañado por una intensa persecución a quienes continuaban difundiendo las “arcaicas” versiones del Wushu, las Artes Marciales Tradicionales Chinas, y no se plegaban al nuevo movimiento de modernización y codificación de las mismas. Numerosos sostenedores de la pureza del Arte Marcial emigraron a otros países o simplemente continuaron enseñando en la clandestinidad hasta que la Revolución Cultural finalizó.

Poster de 1953



Desde un punto de vista estrictamente político, la modernización del Wushu no sólo fue para el Partido Comunista Chino una manera de contribuir al desarrollo y mejora de las condiciones de salud del pueblo, sino que servía también para controlar a la sociedad y prevenir posibles focos de rebelión (que frecuentemente eran iniciados o apoyados por practicantes o sociedades relacionadas con las Artes Marciales Tradicionales). Al mismo tiempo se conservaban algunos aspectos positivos y parte del folklore chino, elementos que estaban muy arraigados en la sociedad y, sabían, serían imposibles de erradicar del todo.

Practicante de la Jing Wu


A lo largo de este proceso de codificación y estandarización de las técnicas tradicionales, el WM fue amalgamado con la Opera de Beijing (tal vez el sistema de ópera más variado de China por poseer componentes de casi todas las versiones provinciales), tomando de ella elementos estéticos y artísticos interpretativos, así como habilidades acrobáticas que gradualmente fueron incorporadas a las rutinas estandarizadas. Sin embargo, esta relación de interdependencia entre las Artes Marciales y la ópera no era nada nueva porque esta última había introducido en sus entrenamientos sistemas de boxeo desde hacía ya varios siglos.

Liu Qing Hua

La novedad residía en que a partir de esta modernización del Wushu, el proceso sería inverso: el Wushu tomaría elementos de la ópera para potenciar la riqueza interpretativa y transformar este Arte Marcial en un deporte de masas.

La principal influencia de la Opera de Beijing en el WM se puede apreciar en los métodos de entrenamiento y preparación física, fundamentalmente en el Jibengong (literalmente “habilidades fundamentales”), donde elementos como la posición erguida del cuerpo al patear con la máxima extensión, los diferentes giros de brazos y muchos de los saltos y acrobacias son habilidades heredadas directamente de la Opera Tradicional. Otro de los elementos destacados aportados por la ópera al WM son los métodos de elongación, más particularmente el Ya Tui (literalmente “pie-cabeza”), donde el practicante elonga el torso y las piernas a la máxima extensión de ambas, y el objetivo es tocar precisamente la punta del pie con la cabeza en forma frontal (zheng yatui) y lateral (ce yatui).

Wu Shu


Hacia fines de los ’70, con el paso del tiempo y la pérdida de identidad comunista del pueblo chino (impulsado por el entonces presidente Deng Xiaoping y las omnipotentes fuerzas políticas y económicas internacionales), el WM se fue enriqueciendo con la introducción del Sanshou como disciplina estrictamente orientada hacia la aplicación combativa y complementaria del Taolu (que pasó a ser la denominación dada a la parte de performance, rutinas y formas, que se había desarrollado hasta ese momento, desligado de los métodos de aplicación y entrenamiento combativo de las AMTC).

CARACTERISTICAS TECNICAS

El Sanshou revivió los aspectos combativos más significativos de los diferentes estilos tradicionales y, unido a modernos desarrollos de los mismos, se transformó en una compilación de técnicas combativas considerada por muchos como el sistema más completo y realista de lucha forjado hasta la actualidad. El Sanshou comprende los más variados campos tácticos del combate sin armas, su versión más completa es conocida como “Sanshou militar” y es utilizada por las fuerzas armadas de la República Popular China. Mientras que la versión más popular se llama Sanda y es la encarnación puramente deportiva del Sanshou, donde el entrenamiento se encuentra limitado a las técnicas permitidas por el reglamento.

Cai Long Yung




En las últimas dos décadas el Wushu en la República Popular China ha entrado en un proceso gradual de reencuentro y reivindicación de las Artes Marciales Tradicionales; impulsado por el gran éxito que obtuvo la película El Monasterio de Shaolin a principios de los ‘80, que relata un de las tantas leyendas ligadas a estos monjes heroicos. Irónicamente, este film fue interpretado y protagonizado casi en su totalidad por atletas de WM, lo cual de algún modo dio cabida a acrecentar la confusión reinante en el resto del mundo al verse supuestos “portadores de la tradicional marcial china”, realizar técnicas, saltos y rutinas patentemente ligadas al Wushu Moderno.

El fenómeno del Shaolin moderno y toda la parafernalia que se desarrolló a partir de las giras de demostraciones de los autodenominados “Monjes Guerreros” en todo el mundo, es aceptado con ambigüedad en el ambiente del WM y con justo rechazo por parte del ambiente de las AMTC; los primeros con ideas divididas entre los que aceptan este fenómeno como un medio para difundir el Wushu y los que defienden la verdad histórica; los segundos por verse directamente afectados por la confusión general y encontrarse con un obstáculo más en la difusión de la Tradición Marcial.

No obstante, en la actualidad las AMTC son difundidas y practicadas ampliamente tanto en China como en el resto del mundo como actividad completamente desligada al deportivo Wushu Moderno.

Las principales especialidades del WM en su versión Taolu son el Chang Quan (que contiene los estilos originarios en el norte de China), el Nan Quan (que agrupa los estilos del sur de China) y el Taiji Quan (que nuclea las diferentes escuelas/familias del Arte Marcial que llevan ese nombre); cada una de estas especialidades posee su propio set de armas cortas y largas.

Liu Qing Hua

Algunas otras especialidades no menos importantes pero sí menos difundidas por practicarse en estadios avanzados del aprendizaje del WM dada su dificultad, sea atlética o técnica, son los estilos demostrativos como el Ditang Quan (Boxeo de las Caídas), Zui Quan (Boxeo de Ebrio); estilos imitativos como el Hou Quan (Boxeo del Mono), Tang Lang Quan (Boxeo de la Mantis Religiosa, desarrollado por Yuhai a partir de las versiones tradicionales más espectaculares de este sistema), Yin Zhao Quan (Garra de Aguila, desarrollado por Zhou Shou Sheng); la evolución modernas de otros estilos tradicionales como el Bagua Zhang, Xingyi Quan, Baji Quan, Fanzi Quan, Tongbei Quan, Pigua Quan, Emei Quan y muchos otros más. Hoy en día inclusive se encuentran disponibles rutinas modernas/estándar de Shaolin, creadas para la competición.
Las armas especiales conservan un lugar en las categorías de exhibición por su espectacularidad y variedad. Hay versiones modernas de las armas más excéntricas, como el Jiu Ji Bien (látigo metálico de 9 segmentos), Sanjie Gun (bastón de tres secciones), armas dobles como el Shuang Dao (sable doble), Shuang Jian (doble espada), Shuang Bisou (dagas), Emei zi (agujas de Emei), alabardas de todo tipo (las más conocidas son el Da dao y el Pu Dao), entre otras combinaciones y variantes de las mismas.

Otra manera de practicar WM en la especialidad Taolu es mediante las rutinas antagónicas entre dos o más personas (o Duilian), donde dos o más atletas se enfrentan en una coreografía que simula un combate con o sin armas. Por su parte con la especialidad Jiti o rutinas grupales, se aprende a coordinar los movimientos con los compañeros mediante rutinas que suelen desplegar varias facetas del Taolu y es la especialidad preferida para las exhibiciones.

Competencia


EL WM EN LA EDUCACION

El WM es desde hace décadas materia de estudio y enseñanza en escuelas de diferentes niveles académicos en China, existe también una licenciatura dedicada en las universidades de Educación Física, contando entre las más importantes las de Beijing, Sichuan y Shanghai.

En otros países se está empezando a introducir dicha especialización en colaboración con la Universidad de Educación Física de Beijing, como es el ejemplo vanguardista de Venezuela, mediante el licenciado Orlando Acevedo. Otros profesores de Educación Física están desarrollando planes similares de difusión del Wushu en escuelas de Latinoamérica, como es el caso de Benjamín Gutiérrez en Perú y Orlando García de Colombia. Por su parte, Antonio Flores enseña WM en una escuela para extranjeros en Beijing, contribuyendo así a la difusión internacional de la actividad.

COMPETICION DE ALTO RENDIMIENTO

El WM introduce la competición de alto rendimiento como una opción al desarrollo del practicante común. Quien elige este compromiso se encuentra automáticamente involucrado en un sistema de superación constante y de comparación con otros atletas; una carrera por obtener medallas y lograr las mejores clasificaciones en competiciones que hoy en día han llegado al estatus olímpico a través de la creación de la IWuF (International Wushu Federation) y el reconocimiento reciente del deporte por el Comité Olímpico Internacional.

Luciano Cassarino



HACIA DONDE VAMOS

A pesar de que la IWuF y frecuentemente las federaciones nacionales afiliadas hacen muy poco por la difusión del Wushu como actividad para todas las personas (porque se avocan sólo a la versión deportiva de alto rendimiento y aún así con grandes falencias administrativas), el WM se encuentra en constante crecimiento gracias al aporte de la industria del cine y mediante figuras hoy conocidas por todos como Jet Li (Li Lianjie) y Jackie Chan. Este es un punto de encuentro para los aficionados a la versión moderna del Wushu o a las AMTC y se puede decir que pone en evidencia los aspectos más espectaculares y populares del Wushu en general.

Esta introducción pretende ser breve, sin embargo es imposible abarcar con brevedad casi un siglo de historia y desarrollo sin omitir involuntariamente algunos aspectos técnicos, históricos y políticos que eventualmente analizaremos en futuros artículos.

Hasta pronto y; a practicar, Jiayou!*

Luciano Cassarino



* Expresión del chino mandarín, que significa literalmente “échale gas” y se utiliza para alentar a los practicantes durante la ejecución de las rutinas.