San Ti

YANG BAN HOU - Personajes oscuros del Arte Marcial chino por Jerónimo Milo
Jerónimo Milo

por

YANG BAN HOU

Personajes oscuros del Arte Marcial chino



Para conocer un poco acerca de Yang Ban Hou debemos remitirnos a la
creación del Tai Chi Chuan. Una de las versiones fantásticas más comentadas
sobre el inicio del Tai Chi es la que se refiere a la leyenda en la que un sacerdote
inmortal taoísta, llamado Zhang San Feng, creó el Tai Chi luego de tener
un sueño y un encuentro sobrenatural con dos serpientes. Para no seguir
estimulando este tipo de cuentos de hadas, nos remitiremos a los sucesos más
probables de creación de este estilo, que comienzan en la aldea de Chen Jia Gou.
El primer ancestro de la familia Chen fue Chen Wan Ting, quien vivió a principios
de la dinastía Qing (1644-1911). Se supone que desarrolló un sistema de
combate a partir del Taizuchangquan(boxeo largo del emperador Tai Zu) y
algunos otros sistemas locales de Henan, provenientes o cercanos a Shaolin. Dicen
que las Artes Marciales de Chen Jia Gou (aldea Chen) fueron influenciadas por las
artes de Shaolin. El sistema familiar de los Chen se conocía como Pao Chui o "puño
de cañón". Aún hoy en el estilo Chen se conserva una forma con este nombre.
Sería Yang Lu Chan (1799-1872) quien daría un giro inesperado en esta historia.
Nunca quedará claro cual fue la verdadera historia de Yang Lu Chan y su relación
primaria con las Artes Marciales, pero hay dos versiones contrapuestas que
indican que Yang era un esclavo que al obtener la simpatía de los Chen terminó
aprendiendo este estilo o que viajó de muy joven por su propia cuenta hasta la
aldea Chen para aprender Artes Marciales.
Luego de aprender este estilo, Yang viajó y comenzó a enseñar y a tomar
incontables desafíos de los que siempre salió victorioso y que le valieron una
gran reputación. Estos logros lo llevaron a ser contratado en la mismísima Corte
Imperial. Yang se mudó a la aldea de Guangping, donde tuvo tres hijos, el
primero murió de muy pequeño, el del medio se llamó Yang Ban Hou y el último
Yang Chien Hou.



YANG BAN HOU 楊班侯 (1837-1892)

Una de las características que resaltan de Ban Hou es que todas las fuentes lo
señalan como una persona sumamente hábil en el combate y la aplicación
del Tai Chi. Esta habilidad no sólo era producto del rígido entrenamiento
que les había impuesto Yang Lu Chan a sus hijos, sino también quizás a la
fuerte y combativa personalidad que había desarrollado con el paso de los
años. Las típicas anécdotas de la familia Yang cuentan que el régimen de entrenamiento
era tan estricto y exhaustivo que Ban Hou escapó varias veces de
su casa, obligando a su padre a traerlo de vuelta en reiteradas ocasiones. De
Yang Chien Hou (楊健候) se dice que incluso llegó a intentar suicidarse por
no tolerar las brutales prácticas. Si bien en apariencia el Tai Chi puede resultar
suave y delicado, la práctica constante y profunda exige un fuerte trabajo
muscular de las piernas. Sumado a esto, los entrenamientos de la familia Yang
en esa época incluían ejercicios con grandes pesos, fuertes estiramientos y
posturas extremadamente bajas.
La insistencia y el ímpetu de Yang Lu Chan para que sus hijos aprendan y
difundan el arte se debe a diversas razones. Una de estas puede ser que
Yang Lu Chan no quería que sus hijos sufran las miserias que él vivió de
pequeño y que, debido al éxito que estaba teniendo el Tai Chi Chuan, era
una gran oportunidad de supervivencia económica para su descendencia.
También el poder mantener por todos los medios el Tai Chi estilo Yang,
desarrollado por él con tanto esfuerzo, dentro de la familia Yang.
Por lo visto Ban Hou no gustaba de los métodos de entrenamiento, pese
a esto con el paso del tiempo se fue convirtiendo en un fiel reflejo de su
padre al heredar tres de sus características principales: su habilidad para el
combate, la resolución de los desafíos y la dedicación en la enseñanza dentro
y fuera de la familia. Tomó incontables desafíos y los ganó
todos, por eso fue conocido y apodado igual que su padre: “Yang, el invencible”.
Ban Hou dominaba el bastón largo de más de 3 metros y lo manejaba con
las técnicas propias de la lanza. No es
un dato confirmado, pero dicen que el bastón largo no era propio de la
familia Yang, sino que luego de un fatal accidente en una práctica con lanzas se
adaptaron los movimientos de ésta y se desarrolló la práctica de bastón.
A Ban Hou siempre se lo menciona como dueño de una dura e irascible
personalidad, que hizo que tuviera pocos alumnos. Una anécdota poco
probable que denota este comportamiento señala que debido a la violencia
con que mostraba las aplicaciones, un alumno llegó a perder un brazo en una
práctica con el mismo Ban Hou. En el plano intelectual Ban Hou se
interesó por los estudios al acercarse a Wu Yuxian. Wu era un alumno de
Yang Lu Chan, que desarrolló el estilo Woo (conocido también como estilo
Hao) luego de mezclar sus enseñanzas con el estilo Chen de Chen Ching
Ping. En el futuro una derivación del estilo Hao devendría en el sistema
Sun, creado por Sun Lu Tang. A través de Wu Yuxian, Ban Hou se acercó
a las teorías de Wang Zong Yue, un recopilador y comentador de teorías
sobre el Tai Chi Chuan (a quien se le atribuyen gran cantidad de clásicos
que supuestamente se adjudican a otros), sobre quien se asentó gran
parte de toda la filosofía que rodea al Tai Chi Chuan.
Ban Hou con una personalidad hostil y de pocas palabras, era mucho más
afecto al empuje de manos y al contacto físico, a diferencia de Chien Hou, que
dicen que era de carácter más tranquilo y afable.



Viajó a Pekín en 1856 para enseñar en la corte del emperador, tarea que también
hicieron su padre y su hermano. En una historia se menciona que Ban
Hou tuvo tres grandes alumnos manchúes que eran guardias de seguridad,
dicen que cada uno se especializó en una de las tres habilidades combativas
que poseía Ban Hou. Uno de estos fue Wu Quan You, quien luego desarrolló
el estilo Wu y lo transmitió a su hijo Wu Jian Quan, el padre de la famosa Wu
Jing Hua y a su esposo Ma Yueh Liang. La inclusión de los Yang en la corte
como maestros de los manchúes en Pekín ha generado diferentes versiones y
contrastes en la historia. Los manchúes eran invasores y los Yang eran chinos
que estaban enseñando Artes Marciales a los propios ursurpadores. Las
versiones apuntan a que los manchúes -que siempre estaban buscando lo más
elevado en expresiones artísticas para integrarlas a su corte- encontraron en
la fama de los Yang un elemento de distinción marcial único, por eso los
contrataron para que les enseñaran Artes Marciales. Este es un hito crucial
que ha generado debates y cuestiones que se extienden hasta hoy y que genera
diversas preguntas: ¿Fue la familia Yang obligada a enseñar en la corte? ¿Sus
motivos fueron puramente económicos con el mero fin de obtener favores de los
manchúes? ¿No les quedó otra opción que enseñar de mala gana un Tai Chi
poco efectivo, o simplemente adoptaron una posición progresista al no distinguir
por raza y darle clases a un grupo social que ya estaba instaurado hace un par de
siglos en China?
Una de las historias que pretende dejar en buena posición con respecto a este
tema a los integrantes de la familia Yang, menciona que Ban Hou modificó el
estilo original de Tai Chi de su familia para enseñárselo a los integrantes de la
corte, convirtiéndolo así en algo inferior a lo que se transmitía originalmente
en el seno de la familia Yang. De esta manera el nexo de la familia Yang
con los manchúes no sólo estaría justificado, sino que además se le quitaría
importancia al estilo desarrollado por la familia Wu y a los demás practicantes
manchúes que aprendieron en Pekín. Este tipo de versiones no pueden ser
confirmadas y además presentan el problema de que si Ban Hou hubiera enseñado
un Tai Chi de menor calidad, en el que hubiera alterado los movimientos
y enseñado sólo maniobras suaves, también se hubiera visto afectada su imagen
porque la gente relacionaría ese Tai Chi “lavado” con el nombre de los Yang. Esto
se opone a la historia en la que Ban Hou traspasa sus habilidades especiales a los
tres guardias. Es imposible establecer cuales fueron los motivos o si realmente
en el contexto de esa época era relevante este tipo de accionar. Recordemos que
para fines de 1800 los manchúes ya estaban asentados hacía varios siglos y
hasta los mismos boxers se pusieron de
su lado en su famosa rebelión.



En Pekín Ban Hou tenía un alumno llamado Duan Fang, que era un general
de los Qing y que tenía un ayudante en caballerizas llamado Wang Jiao Yu.
En un episodio Ban Hou encontró en los establos a este joven practicando su
estilo, que lo había aprendido espiando las prácticas de Duang Fang. Ban Hou
le pidió que le mostrara lo que había aprendido ilícitamente y Wang Jiao Yu
dio una pequeña demostración bastante aceptable. En vez de enojarse (como siempre
sucede en esta repetida anécdota) Ban Hou simpatizó con el muchacho porque
era de origen chino y no manchú. Wang no tenía el trabajo en las caballerizas de
los manchúes por decisión propia, sino por que era una labor que se heredaba de
familia. Sus antecesores también habían sido de Guanping, esto sumado a su
supuesta enemistad contra los manchúes hizo fortalecer más el lazo entre ambos.
La historia cita que para enseñarle, Ban Hou le pidió como único requerimiento
que en cien días lograra tocarse la punta de los pies con el mentón, ejercicio que
luego sería una marca del estilo en esta rama. Luego de la caída de los manchúes
y con la instauración de la república, Wang Jiao Yu se hizo comerciante de té
y fue protagonista de numerosas peleas que se convertirían en leyendas. Entre sus
pocos alumnos estaba Kuo Lien Ying, que llevó el estilo en 1965 al barrio chino de
San Francisco y murió en 1984.
Debido a que Ban Hou y Chien Hou cambiaron posteriormente sus formas
y la ejecución, definiendo de manera personal sus ramas, se han rumoreado
versiones de que Yang Lu Chan le enseñó a Chien Hou la versión modificada del
Tai Chi que se transmitía a los manchúes; esto obviamente está hecho para desestimar
la rama de Chien Hou, que es la más conocida en la actualidad. Esta versión
se fortalece porque el hijo de Chien Hou, Yang Chen Fu, enseñó la forma
larga y popularizó la que no contiene los movimientos vigorosos y explosivos del
sistema antiguo. Igualmente se sabe que Chen Fu conocía estos elementos porque
los enseñó antes de a ir a Shangai y hacer masivo el Tai Chi.
Es evidente que todas estas teorías sólo tienen como fin rebajar la popularidad
de cada rama, pero carecen de valor real porque tanto la rama de Chien Hou
como la de Ban Hou son originales. Sería como desestimar a todos los alumnos
de Tun Hai Chuan del estilo Bagua sólo porque desarrollaron estilos diferentes.
El desarrollo histórico del Kung Fu no se basa sólo en la interpretación que tiene
cada maestro del estilo, sino también en cómo lo enseña diferente a cada alumno
de acuerdo a sus cualidades.
Ban Hou tuvo una hija y un hijo llamado Yang Zhao Peng (1872-1930). Una
versión asegura que Zhao Peng aprendió con Yang Chen Fu y luego abrió una
escuela en Guangxi, otra lo menciona a Zhao Peng como un agricultor que
prefirió no seguir los pasos de su padre.
La dedicación de Ban Hou a la familia Yang fue tal, que enseñó a sus dos sobrinos
(Chen Fu y Shaohou), ambos hijos de Yang Chien Hou. Ban Hou fue tío de Shaohou
楊少侯 (1862-1930) y además una fuerte influencia en su estilo y personalidad. A
diferencia de otros miembros de la familia Yang, Ban Hou desarrolló el llamado
Xiao Jia o pequeña estructura. En esta forma la distancia entre los brazos y el
cuerpo es más corta que en otras variantes porque Shaohou pasó mucho tiempo con
su tío y heredó de él un estilo corto que combinaba movimientos lentos y rápidos.
Si bien conocía la estructura larga que dominaba su hermano y había aprendido
de su padre, se dedicó más a desarrollar el estilo de su tío. Algunas fuentes aseguran
que probablemente haya recibido instrucción de su propio abuelo. En uno de sus
alumnos más conocidos, Wu Tu Nang, se puede ver claramente la diferencia con
el Yang ortodoxo que se practica en la actualidad en la familia Yang. Al estilo de
Ban Hou e incluso al de Yang Shaohou a veces se lo denomina "Yang Antiguo".

La forma de Ban Hou en ocasiones es conocida como Estilo de Guanping,
muchos de los alumnos de su descendencia la llaman así para diferenciarse
de las supuestas enseñanzas realizadas a los manchúes, que se conocen como
Estilo de Pekín. También afirman que es una de las formas más antiguas
de la familia Yang e incluso que es la conexión entre el estilo Chen y el Yang.
Al parecer Ban Hou sólo escribió un artículo, que nunca llegó a publicar: Las
Nueve Claves del Tai Chi.
Dicen que murió joven debido a su fuerte temperamento, además de no
poder ser comprobado, esto no es tan así porque 55 años para una persona en
el siglo XIX era una expectativa de vida aceptable.
Entre sus alumnos más conocidos se destacan Wu Quan You, Wang Chia Yu,
Chang Ch’ing Ling, Yang Zhao Peng, Yang Shaohou, Yang Chen Fu y Niu Lian
Yuan, que luego le enseñó al famoso Wu Meng Xia.
Entre sus innumerables anécdotas hay historias tan exageradas como
increíbles, que si bien pueden haber tenido un contenido real, siempre son
sazonadas con elementos que bordean lo fantástico.
Hay leyendas que cuentan que Ban Hou logró levantar a un hombre y lo lanzó
hacia arriba hasta que cayó sobre un techo, o que detuvo un gran incendio
con su lanza, o que hacía volar a sus enemigos a más de 5 metros con sus
golpes. Pero la anécdota más conocida denota la relación de Ban Hou con su
exigente padre:


“Cuando Ban Hou era joven compitió contra un fuerte peleador que le atrapó
por la muñeca...” “…usando la fuerza tranquila del Tai Chi venció al peleador.
Cuando orgulloso le contó a su padre, éste se rió de él y lo criticó, diciéndole:
son buenas noticias, pero como se rompió tu manga se nota que no tienes
la fuerza del Tai Chi. La teoría del Tai Chi es que nadie te reconoce, sólo tú los
reconoces. Entonces Ban Hou miró su manga, consecuencia de haber utilizado
demasiada fuerza.”


Las piedras de toque del Tai Chi: las transmisiones
secretas de la familia Yang - Douglas Wile



Fuentes:

-Traditional Yang Style Training - Tai Chi -
Octubre de 2000

-Las piedras de toque del Tai Chi: las transmisiones
secretas de la familia Yang - Douglas Wile

-Desarrollo del Taijiquan - Un Arte Marcial
interno - Claudio Di Renzo