San Ti

 

La Guarida de Milo (Marzo de 2011)

ALGUNAS FORMAS DE HACER LA FORMA

Hete aquí algunas ideas para trabajar la forma de diferentes maneras. Es una buena idea para variar, pero por sobre todo para focalizarnos en diferentes aspectos.

1) Ojos bien cerrados: Vamos a hacer la forma con los ojos cerrados. Si bien esta práctica es desestimada por muchos maestros, personalmente creo que es muy interesante para el trabajo del equilibrio, la sensibilidad y la ubicación en el espacio. Al cerrar los ojos perdemos referencias y el trabajo de equilibrio aumentará considerablemente. Los ojos cerrados harán además que podamos concentrarnos en otras partes del cuerpo de las que debemos estar muy atentos. ¡¡¡Cuidado con no caerse, por favor!!! Ante la posibilidad de perder mucho el equilibrio, sólo debemos abrir un poco los ojos.

2) 15 minutos de fama: Este es el malo de la final de todos mis alumnos. El ejercicio es sencillo, hay que agarrar una parte de la forma (por ejemplo desde el comienzo hasta el primer tang pien o hasta la grulla) y tratar de hacerlo lo más lento posible como para que quepa en 15 minutos. Estamos hablando de unos 7 ó 9 movimientos, así que nos demandará unos 2 minutos por movimiento. Visto de afuera realmente parecerá que estamos siempre quietos, pero con paso de los minutos verán que vamos moviéndonos como la aguja del minutero del reloj.


3) El paciente inglés: Nos quedaremos tres respiraciones en cada postura, así de sencillo. Esperaremos a respirar completamente tres veces en cada postura hasta llegar al punto que hayamos predeterminado.

4) Muy habilidoso: En este trabajo realizaremos la forma para el otro lado. O sea, la haremos al revés. Si nuestra forma empieza saliendo hacia la derecha y luego levantando la mano izquierda, recrearemos toda la forma en su versión espejo.


5) Mi pie izquierdo: Haremos la forma sin ejecutar los movimientos de las manos, las anularemos y trataremos de guiarnos sólo por el movimiento de los pies.

6) 1 sola mano: Haremos la forma usando sólo la mano izquierda, luego sólo la derecha. Este ejercicio nos ayudará a que las manos no estén dependiendo una de la otra y que realmente conozcamos el propósito, la dirección y la energía de cada mano.

11- Usar la mente, no la fuerza: Todo el cuerpo estará relajado, sin endurecimiento. Se deberá poder mantener los músculos que no son requeridos en una acción, relajados y debemos poder relajar previa y posteriormente los que se usen.
Mantener la cabeza erguida, respetando la curva fisiológica (¡¡¡no rectificar ni enderezar antinaturalmente la zona cervical!!!). No provocar tensión innecesaria. Cuidar