San Ti

 

La Guarida de Milo

10
MAR 2011

Los doce puntos de corrección del profesor Milo

Los doce puntos de corrección del profesor Milo

Título ostentoso ¿no? Bueno sí, un poco, no puedo negarlo. Pero básicamente voy a ir copiando los puntos de corrección que hacemos en las clases de Tai Chi, que están basados obviamente en los famosos diez puntos de Yang Chen Fu más lo que fui aprendiendo con mis maestros, charlando con colegas y algunas consideraciones mías sobre la práctica. Podemos aplicar estos puntos por separado o juntos, en una secuencia de la forma o en un movimiento específico. Estos tips van a dar como resultado una futura nota y, quién dice, algún libro sobre entrenamiento de Tai Chi.


1 – Mantener la cabeza erguida, respetando la curva fisiológica (¡¡¡no rectificar ni enderezar antinaturalmente la zona cervical!!!). No provocar tensión innecesaria. Cuidar la posición de la mirada con respecto al movimiento para que haya coherencia con el movimiento corporal.

2- Hundir el pecho y redondear la espalda, respetando la curva fisiológica. Mantener el pecho ligeramente hacia adentro para hundir la respiración en el abdomen. No sacar el pecho. Todo esto nos ayudará a mantener la curva (cifosis fisiológica) en la zona dorsal.

3- Relajar la cintura. Todos los movimientos, TODOS, vienen de la acción de la cintura. La relación con el Tan Tien es la habilidad de que todos los movimientos de nuestras extremidades estén dirigidos y generados a partir del centro de nuestro cuerpo.

4- Hundir los hombros y los codos, mantenerlos relajados y en posición natural.

5- Mantener los dos hombros al mismo nivel y las dos caderas al mismo nivel, sin inclinación, a no ser que el movimiento lo exija. El eje corporal deberá mantenerse perpendicular al piso, salvo que el movimiento requiera otra alineación. Se prestará especial atención a que el eje no se modifique entre la transición de una postura a la otra.

6- Distinguir lleno de vacío. Recordar primero quitar el peso del pie que queremos mover. Tratar de no desplazar o girar un pie con el peso del cuerpo sobre este. Primero debemos pasar el peso al otro pie, lo que nos permitirá mover el pie sin peso de manera ligera y natural.